La CE investiga prácticas irregulares de GdF y E.ON en la distribución de gas en Francia y Alemania

Podrían ejercer prácticas monopolísticas particularmente en la distribución de gas en ambos países por medio de un gaseoducto llamado Megal.

La Comisión Europea anunció hoy el inicio de una investigación en profundidad en relación a la sospecha de que Gaz de France (GdF) y E.ON podrían ejercer prácticas monopolísticas particularmente en la distribución de gas en ambos países por medio de un gaseoducto llamado Megal, la única vía de entrada del gas ruso a Francia y una de las principales en Alemania.

Según informó este lunes en un comunicado, Bruselas sospecha de la existencia de una "posible infracción" del Tratado de la UE en lo relativo a la prohibición de prácticas monopolísticas, que en este caso toma forma de "un supuesto acuerdo o práctica concertada entre E.ON y Gaz de France" a pesar de que, indicó, cada una de las partes "acordó no vender gas en el mercado de la otra".

La Comisión teme la existencia de un acuerdo entre E.ON y GdF que afectaría "en particular al suministro de gas natural transportado por medio del gaseoducto Megal", cuya propiedad ostentan ambas compañías de manera conjunta y que transporta gas a través del sur de Alemania entre las fronteras de este país con la República Checa y Austria hasta la frontera franco alemana en la otra parte.

Bruselas añade que en estas eventuales prácticas estarían implicadas también empresas subsidiarias de las dos principales, como E.ON Ruhrgas AG, E.ON Gastransport AG y filiales de GdF como Gaz de France Réseau Transport (GRTgaz).

La investigación parte de las sospechas que se suscitaron en las inspecciones que realizó en 2006 en las instalaciones de ambas compañías energéticas en Francia y Alemania. Advierte, no obstante, que el inicio de este estudio no implica que exista una infracción de la ley de la UE y no prejuzga sus conclusiones.

Fuentes comunitarias insistieron en que el inicio de la investigación significa que aclarar este tema es "prioritario" para la Comisión Europea y que de ella primero tendrán que determinarse eventuales acusaciones que deberán ser comentadas por las partes. Solo si entonces "los argumentos no nos convencen, tomaremos una decisión", añadieron. Por el contrario, puntualizaron que "si se nos convence, cerraremos el caso".

La Comisión informó también de que no existe una fecha exacta en la que tenga que haber concluido la investigación que dio comienzo este lunes, ya que, como es habitual en estos casos, su duración depende de distintos factores, como su complejidad.

Precisa asimismo que este análisis no guarda relación con la investigación de la competencia en el sector de la energía que presentó en enero de este año.

Ya somos 197.934