Estados Unidos confirma a British Airways una multa de 220 millones por pactar recargos

La aerolínea británica pagará una multa total de 400 millones de euros, repartida entre las autoridades británicas y estadounidenses.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ, en sus siglas en inglés) ha confirmado a British Airways una multa de 300 millones de dólares (220 millones de euros) por pactar los precios de los recargos por combustible aplicados a los pasajeros con la aerolínea Virgin Atlantic.

Concretamente, la aerolínea británica deberá abonar 100 millones de dólares (73,1 millones de euros) por los recargos a los pasajeros y otros 200 millones de dólares (146,3 millones de euros) por el transporte de mercancías.

El DoJ confirmó la multa por realizar actividades en contra de la competencia en los negocios de largo radio tanto en el transporte de pasajeros y como en el de mercancías. Esta misma investigación fue realizada de manera paralela por la Oficina de Competencia (OFT) de Reino Unido, que justo hoy se pronunció al respecto, inflingiendo a la aerolínea una multa de 121,5 millones de libras (180 millones de euros).

Después de estas resoluciones, las investigaciones de la DoJ y de la OFT en British Airways se han cerrado, aunque permanecen abiertas las referentes al comportamiento individual de los involucrados en el intercambio de información.

El presidente de la aerolínea británica, Willie Walsh, señaló que la compañía quiere asegurar a los pasajeros que no les cobró más de lo estipulado e indicó que los recargos por combustible son una forma "legítima" de recuperar costes.

Las investigaciones iniciaron a raíz de una conversación entre personal Virgin Atlantic y British Airways, durante la cual se intercambiaron información sobre propuestas de cambios en sus respectivos recargos en los vuelos de largo radio, en respuesta a las fluctuaciones de los precios del petróleo.

El pasado año, Virgin Atlantic acudió a la OFT y desveló su participación en estas conversaciones. De esta manera, según los términos de la política de indulgencia de la OFT, la compañía pudo apelar a la inmunidad condicional, lo que le ha permitido librarse del pago de una multa.

Por otro lado, la aerolínea británica señaló que gracias a la rápida puesta en marcha de su cooperación en la investigación con la OFT, la pena le fue reducida.

Ya somos 203.747