Investigan a Mutua Universal por un presunto delito de malversación de fondos de la Seguridad Social

La Fiscalía sospecha que la cúpula directiva de la mutua creó una contabilidad <i>B</i> y habría utilizado facturas falsas para justificar ante la Seguridad Social unos servicios que nunca se llevaron a cabo.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) han iniciado esta mañana el registro de la sede central de Mutua Universal en Barcelona por un supuesto delito de malversación de fondos públicos, delito societario y administración desleal. Se trata de la tercera mutua de accidentes de trabajo española.

El registro ha sido ordenado por el Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona a raíz de una querella criminal contra la dirección de la mutua presentada hace unos días por la Fiscalía Anticorrupción, según avanzó la Cadena SER.

El Juzgado centra sus pesquisas sobre la presunta malversación de fondos e irregularidades contables en la Mutua Universal en la gerencia de la entidad, a cuyo frente está Juan Aicart Manzanares, informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

La Fiscalía sospecha que la cúpula directiva de la mutua creó una contabilidad B (dinero negro) y habría utilizado facturas falsas para justificar ante la Seguridad Social unos servicios que nunca se llevaron a cabo. Así, podrían haber estado destinando fondos que son patrimonio de la Seguridad Social -procedentes de las cuotas por accidentes- a fines distintos de los legalmente propios de la actividad mutualista.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) pusieron esta tarde a disposición del Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona y de la Fiscalía toda la documentación obtenida durante el registro de la sede central de Mutua Universal, situada en la avenida Tibidabo.

A finales de 2006, Mutua Universal contaba con casi 147.416 empresas asociadas y daba cobertura a 1.570.980 trabajadores. Ese mismo año ingresó por cuotas 967 millones de euros, tenía una plantilla de 1.916 empleados y 140 centros asistenciales, según publica elpais.com.

El registro se inició esta mañana a primera hora y concluyó a media tarde, sin ninguna detención. Además de papeles y soportes informáticos, los agentes encontraron una sala blindada anexa a los despachos con abundante documentación.

En el registro estuvo presente el presidente de la mutua, Juan Echeverría, a pesar de que esté último no está siendo investigado y no ha sido citado a declarar por el juez ni por la Fiscalía Anticorrupción.

Durante la tarde, miembros de la junta directiva de la mutua se reunieron en un hotel de la capital catalana para evaluar las acciones a emprender, y colgaron en la web de la mutua un comunicado en el que defienden su inocencia y su actuación antes los trabajadores.

Fuentes cercanas a la dirección de la entidad explicaron a Europa Press que Echevarría, de 82 años, no percibe ningún sueldo de la mutua y que su cargo no es ejecutivo, además de que no ha estado al frente del día a día de la entidad.

Echevarría, que fue presidente de Fecsa y de Nissan Motor Ibérica, fue consejero independiente de la mutua desde mayo de 2001 y nombrado presidente en octubre de 2004 a raíz de la muerte del anterior presidente, Juan Antonio Andreu.

El veterano empresario es suegro del presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, y fue absuelto por la Audiencia Nacional, junto a sus hijos, de un supuesto uso de información privilegiada durante la privatización de Endesa, tras acusaciones de la CNMV.

En la junta directiva de la mutua está presente José Ignacio López de Arriortúa, ex número dos de la multinacional alemana Volkswagen, así como Luis Juares, presidente de Ruralcaja.

También forman parte de la dirección Jorge Bofill Thomasa, directivo del centro médico Teknon, Carlos Bañuelos, consejero delegado de Securitas, y José Luis Haurie (Cajasur).

Ya somos 198.309