Dos detenidos por estafar más de 200.000 euros a operadoras telefónicas mediante una empresa de llamadas al extranjero

Sociedad Cuba Teleservice no pagaba el contrato de las líneas a las operadoras, pero sí cobraba las llamadas a los clientes.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron la pasada semana al administrador y a un trabajador de la empresa de llamadas al extranjero Sociedad Cuba Teleservice (SCP) por una presunta estafa de más de 200.000 euros a operadoras telefónicas, con las que contrataba líneas de las que más tarde no pagaban los contratos.

Según la Policía autonómica, la sociedad contrataba de forma "masiva y fraudulenta" líneas telefónicas que más tarde utilizaba para ofrecer llamadas al extranjero, principalmente a Cuba, por debajo del precio de mercado.

La empresa no pagaba el contrato de las líneas a las operadoras, pero sí cobraba las llamadas a los clientes. Estos, principalmente de la comunidad cubana, disponían del un bono de 50 y 100 euros para poder hacer llamadas.

Los Mossos iniciaron la investigación gracias a la denuncia de dos teleoperadoras, que detectaron que la empresa, que funcionaba desde hacia un año, no había pagado los contratos de las líneas.

Más de 1.800 clientes

Los Mossos d'Esquadra calculan que la empresa podría haber dado servicio a más de 1.800 personas, lo que hacía que los tiempos de espera para conseguir comunicación con el extranjero fueran muy largos, ya que las líneas eran limitadas. Estos clientes ingresaban el dinero en una cuenta bancaria de la sociedad para poder hacer las llamadas al extranjero.

En el sistema establecido por los estafadores, los usuarios llamaban a un teléfono y se identificaban como clientes, tras lo que una operadora les ponía en contacto con el número facilitado por el cliente.

Los detenidos son Javier M.M., de 29 años, de nacionalidad española y con antecedentes por actividades relacionadas con los fraudes en las telecomunicaciones y las estafas, y Jorge Luis C.F., de 37 años y nacionalidad cubana.

Tras pasar a disposición judicial, Javier M.M. ingresó en prisión. Sobre él pesaban varias órdenes judiciales de búsqueda, detención y presentación, veintiocho detenciones por actividades relacionadas con el fraude en las telecomunicaciones y estafas y una orden anterior de ingresó en prisión de la Audiencia Provincial de Barcelona. Por su parte, Jorge Luis C.F. quedó en libertad con cargos.

La investigación sigue abierta y no se descarta la aparición de nuevas víctimas que hubieran pagado el bono para hacer las llamadas al extranjero.

Ya somos 198.063