Vuelve el redondeo

FACUA denuncia ante Industria, Economía y Consumo las nuevas tarifas de 'roaming'

Movistar, Vodafone y Orange distorsionan su estructura tarifaria para cobrar siempre completo el primer minuto, pese a lo establecido en el nuevo Reglamento europeo y la Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado a Movistar, Vodafone y Orange ante la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, el Servicio de Defensa de la Competencia y el Instituto Nacional del Consumo por distorsionar su estructura tarifaria para cobrar siempre completo el primer minuto en las llamadas realizadas en roaming impuestas por el nuevo Reglamento europeo.

FACUA advierte que las tres principales compañías han intentado minimizar la bajada de precios exigida por Bruselas en las llamadas en roaming dentro de la UE con una fórmula que no sólo resulta lesiva para los usuarios, sino que vulnera lo establecido tanto en el Reglamento CE 717/2007, de 27 de junio, como en la Ley 44/2006, de 29 de diciembre, de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios.

Además, considera que existen claros indicios de la existencia de un pacto entre las tres operadoras para utilizar una fórmula similar en la fijación de las nuevas tarifas garantizando los máximos ingresos y sin alterar el reparto del mercado.

El Reglamento establece en su artículo 4 que el precio de hablar en roaming "no excederá de 0,49 euros por minuto por las llamadas efectuadas o de 0,24 euros por minuto por las llamadas recibidas". La fórmula utilizada por las compañías españolas provoca que, aunque una comunicación dure sólo un par de segundos, los usuarios paguen como si hubieran hablado un minuto entero.

Y es que el precio del primer minuto de cada comunicación ha sido eliminado o reducido a casi 0 céntimos, trasladando a la tarifa por establecimiento de llamada la práctica totalidad del importe máximo por minuto que permite cobrar el Reglamento.

Pero FACUA argumenta en sus denuncias que con estas prácticas, las operadoras pueden incurrir en fraude de ley, ya que la citada normativa de Protección de los Consumidores prohíbe "las estipulaciones que prevean el redondeo al alza en el tiempo consumido" o el cobro por "servicios no efectivamente usados".

Además, la Ley tampoco permite que el precio por el "inicio del servicio" se fije de forma arbitraria, sino que debe adecuarse "al servicio efectivamente prestado". Y en este caso, lo que han hecho las compañías es repercutirle el importe que debería aplicarse por el primer minuto para intentar eludir así la prohibición de redondear.

Tampoco cumplen las operadoras uno de los objetivos fijados por el Reglamento comunitario: "garantizar que las tarifas al por menor de la itinerancia comunitaria reflejen de manera más razonable que hasta ahora los costes subyacentes que implica la prestación del servicio". Y es que la estructura tarifaria no se ha establecido sobre la base de los costes de cada concepto, establecimiento de comunicación y tiempo de conversación, sino con el único objetivo de ingresar la máxima cantidad posible en cada llamada.

Las tarifas

Movistar cobra 0,49 euros más IVA (0,5684) por el establecimiento de cada llamada realizada, el primer minuto supone 0 euros. Vodafone ha fijado el inicio de la conversación en 0,47 euros más IVA (0,5452) y en 0,02 euros más IVA (0,0232) el primer minuto. Por su parte, el establecimiento de comunicación cuesta con Orange 0,45 euros más IVA (0,5220) y 0,04 euros más IVA el primer minuto. A partir del segundo minuto, las tres compañías cobran 0,49 euros más IVA (0,5684).

Totalmente distintas son las tarifas de Yoigo, que ha pasado de tener los precios más caros a ofrecer, con diferencia, los más bajos en las llamadas dentro de la UE, lo que no quiere decir, aclara FACUA, que puedan considerarse baratos.

El cuarto operador cobra 0,12 euros más IVA (0,1392) por el establecimiento de cada llamada realizada y 0,36 euros más IVA (0,4176) por cada minuto de conversación, que permanece invariable sea el primero o el resto.

En el caso más extremo, si la comunicación dura sólo un segundo, porque salta un buzón de voz por ejemplo, la llamada cuesta con Yoigo 0,126 euros más IVA (0,1462), un 74% menos que los 0,49 euros más IVA (0,5684) que supone con Movistar.

En cuanto a las llamadas recibidas, la tarifa de Movistar es de 0,24 euros más IVA (0,2784) en el establecimiento y 0 euros en el primer minuto. Vodafone cobra 0,22 euros más IVA (0,2552) por el inicio del servicio y 0,02 euros más IVA (0,0232) por el primer minuto. Orange sí se diferencia en este caso, junto a Yoigo, al no cobrar nada por el establecimiento y repercutir los 0,24 euros más IVA (0,2784) en el precio del primer minuto. La tarifa por minuto a partir del segundo es de 0,24 euros en las cuatro compañías.

Ya somos 198.333