FACUA logra una sanción a Vodafone por haber activado a sus clientes el servicio de 'roaming' sin su consentimiento

Las irregularidades fueron denunciadas a mediados de 2005. El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha ratificado un expediente sancionador contra la compañía.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha logrado que la Comunidad de Madrid sancione a Vodafone por haber dado de alta a sus clientes en el servicio de roaming sin que lo hubiesen solicitado ni dado su consentimiento expreso.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha ratificado esta semana un expediente sancionador de 905.000 euros por numerosas irregularidades cometidas por Vodafone, en el que se incluyen, entre otros, el caso de la activación unilateral del servicio de roaming y varios casos de publicidad engañosa denunciados por FACUA.

Pese a tratarse de unas irregularidades producidas con todos los clientes a nivel nacional, el Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Consumo rehusó poner en marcha una acción coordinada entre todas las comunidades autónomas y se limitó a trasladar la denuncia que le planteó FACUA a las autoridades de Consumo de Madrid -algo que ya había hecho la propia Federación-, por tener allí Vodafone su sede social. La cuantía de la sanción se ha fijado únicamente en relación a los clientes madrileños afectados por las irregularidades.

FACUA denunció la activación unilateral del roaming por parte de Vodafone a mediados de 2005, advirtiendo que constituía una cláusula abusiva contraria a la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que en el punto 23 de su disposición adicional primera prohíbe "la imposición al consumidor de bienes y servicios complementarios o accesorios no solicitados".

En esas fechas, la compañía británica envió a sus clientes un mensaje con el texto: "Vodafone publicidad. Vodafone le va a activar sin coste el servicio de Roaming. Si no lo desea, envíe un sms gratuito al 5411 indicando roaming antes del 05/06/05".

Además, la Federación argumentó que la práctica ilegal llevada a cabo por Vodafone se agravaba por el hecho de que podía conllevar un perjuicio económico para los usuarios que durante sus vacaciones recibiesen llamadas desde España y las aceptasen sin ser conscientes de su origen y/o del hecho de que implicaban un coste para ellos.

Si alguien llama desde España a un usuario que esté en el extranjero, la llamada no puede completarse salvo que tenga activado el servicio de roaming. En ese caso, si contesta, tiene que asumir la parte del precio de la llamada correspondiente al trayecto internacional. Concretamente, en el caso de Vodafone, la tarifa en esas fechas era de entre 0,68 y 1,90 euros más IVA por minuto, en función del país.

Pese al procedimiento sancionador llevado a cabo por la Comunidad de Madrid, Vodafone no ha dejado de dar de alta servicios a sus clientes sin su consentimiento expreso. El pasado mayo, la compañía volvió a hacer caso omiso a otra reclamación de FACUA, en relación esta vez a la activación unilateral de su nuevo servicio de rellamada a todos sus clientes.

Con este servicio, cuando un usuario llama a otro cliente de Vodafone con el móvil apagado, puede solicitar que el sistema detecte cuándo lo enciende y se lo comunique mediante un SMS, lo que muchos consumidores pueden considerar un atentado contra su privacidad.

Ya somos 198.332