145 euros por un móvil que cuesta menos de 80

Un laudo arbitral obliga a Movistar a devolver la penalización que cobró a un usuario por darse de baja ante su subida de tarifas

La Junta Arbitral de Consumo del Ayuntamiento de Madrid considera inadmisible que una compañía <i>"pretenda enriquecerse injustamente"</i> después de modificar unilateralmente las condiciones pactadas con el usuario en el contrato.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) informa que la Junta Arbitral de Consumo del Ayuntamiento de Madrid ha emitido un laudo en el que obliga a Movistar a devolver la penalización que cobró a un usuario por darse de baja ante la subida de tarifas que aplicó el pasado 1 de enero.

Movistar cobró a José Antonio T.S.G. 145 euros (125 más IVA) en concepto de penalización por haberse dado de baja antes de los 18 meses previstos en el contrato de permanencia aparejado a la adquisición de un móvil a un precio bonificado por la compañía, una práctica que según viene denunciando FACUA resulta contraria a su derecho a darse de baja "sin penalización alguna" reconocido en el artículo 107 del Real Decreto 424/2005, de 15 de abril.

La decisión arbitral, que tiene el mismo valor que una sentencia judicial, considera inadmisible que una compañía "pretenda enriquecerse, a todas luces, injustamente a costa de los particulares" después de modificar unilateralmente las condiciones pactadas con el usuario en el contrato. El usuario relata todo el periplo de su reclamación en su blog www.movilonia.com/wordpress.

En el laudo, emitido en equidad, el colegio arbitral ha decidido por unamidad que, "obviamente", la compañía "tenía que asumir que su actuación podría provocar la disconformidad de los clientes que veían vulnerados sus derechos; no siendo admisible que por las razones expuestas operase la cláusula de penalización prevista para situaciones buscadas por las propias particulares, en el contrato inicial que, reiteramos, modificó unilateralmente la empresa".

El laudo, aunque no vincula necesariamente decisiones de esa u otras juntas arbitrales españolas, resulta especialmente trascendente debido al importante número de reclamaciones planteadas por los usuarios en los meses de febrero y marzo ante el cobro de penalizaciones por parte de las compañías a quienes solicitaron la baja en rechazo a las importantes subidas tarifarias que aplicaron al verse obligadas de dejar de aplicar redondeos al alza en la facturación.

La decisión arbitral coincide con las tesis esgrimidas por FACUA de que el usuario no tiene la obligación de pagar una multa al darse de baja a raiz de modificaciones contractuales aunque la cláusula de penalización tenga su origen en un compromiso de permanencia como contraprestación a la financiación de un teminal.

FACUA argumenta que el artículo 107 del citado Real Decreto 424/2005, de 15 de abril, cuya aplicación es competencia de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, recoge "el derecho del abonado a resolver anticipadamente el contrato sin penalización alguna en caso de no aceptación de las nuevas condiciones (contractuales)", entre las que se incluyen subidas tarifarias.

La sanción impuesta por la compañía al usuario supera con creces la bonificación que le aplicó en el precio del terminal, una práctica bastante frecuente según un reciente estudio de FACUA. En este caso, se trata de un Motorola W220 que Movistar le vendió por 59 euros y cuyo precio en el mercado libre, sin vinculación contractual con ninguna compañía, rondaba en el momento de la baja los 79 euros.

Ya somos 203.743