Mattel recibió en EE.UU. casi 600 alertas sobre el desprendimiento de los imanes de sus juguetes antes de anunciar su retirada

FACUA demanda la apertura de un expediente a la empresa para evaluar la posible imposición de una sanción y requerirle el pago de los costes que suponga la movilización de los inspectores de las comunidades autónomas para retirar sus productos.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) se pregunta por qué Mattel ha esperado casi nueve meses para decidir la retirada de 18,2 millones de juguetes por el riesgo de desprendimiento de sus imanes, después de que en noviembre de 2006 anunciase la retirada de unos 4,4 millones de muñecos Polly Pocket por el mismo motivo que ahora.

FACUA considera que Mattel ha tardado demasiado en tomar su decisión, máxime teniendo en cuenta que hay juguetes que estaban en el mercado desde 2002 y que antes de anunciar esta retirada masiva recibió al menos 596 alertas relativas a desprendimientos de los imanes de sus juguetes.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de EE.UU. (CPSC, en sus siglas en inglés) informa en su página web que Mattel ha recibido en los últimos meses más de 400 reportes de imanes que se han desprendido en muñecas Polly Pocket, que se suman a los 170 producidos cuando se retiraron varios millones de unidades el pasado noviembre, entre los que se incluyeron tres casos de lesiones serias en niños que sufrieron perforaciones intestinales que requirieron cirugía. A ellos hay que sumar veintiún reportes de imanes desprendidos en las figuras de acción magnéticas Batman y One Piece, dos relativos a Doggie Day Care, tres sobre Barbie and Tanner, todos ellos sin lesiones.

Petición de actuaciones a Sanidad y las comunidades autónomas

FACUA también demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo que impulse y coordine la intervención de las comunidades autónomas en la retirada de estos productos tanto de las grandes cadenas de hipermercados y jugueterías como de los miles de pequeños establecimientos que pueden comercializarlos, actuaciones que no pueden dejarse exclusivamente en manos de la empresa.

La Federación considera que el Ministerio y las comunidades deben abrir un expediente conjunto a Mattel para evaluar la gravedad de los hechos y la posible imposición de una sanción por haber comercializado productos tóxicos y con riesgos para la seguridad, así como requerirle el pago de los costes que supondrá al erario público la retirada de sus productos.

Asimismo, FACUA recuerda que la CPSC advierte que "pequeños imanes contenidos dentro de las muñecas y los accesorios se pueden desprender. Los imanes pueden ser encontrados por niños pequeños y ser tragados y aspirados. Si más de un imán es tragado, los imanes se pueden atraer entre sí y causar perforación intestinal u obstrucción, lo cual puede ser mortal".

Según publica la CNN en su edición digital, en 2005 los padres de una niña de 7 años de Indianápolis negociaron con Mattel una indemnización después de que se tragase dos imanes del tamaño de una pila de reloj que se habían desprendido de su Polly Pocket. Éstos se alojaron en su intestino delgado, provocándole sendas punciones y una infección masiva que le obligó a permanecer dos semanas en el hospital y a acudir a revisiones durante meses, un tratamiento que costó unos 40.000 dólares a la familia, según la información publicada por la CNN. Según la madre de la pequeña, los doctores le informaron que de haber esperado más a llevarla al hospital, podría haber fallecido.

Hay 18,2 millones de juguetes afectados por la retirada a nivel mundial anunciada ahora por Mattel, pertenecientes a cuarenta y cuatro modelos de la colección Polly Pocket, once de Doggie Day Care, cuatro de Batman Magna, uno de Shonen Jump's One Piece y dos accesorios de Barbie and Tanner.

Mattel asegura que tras la primera retirada de juguetes Polly Pocket en noviembre de 2006 implementó, concretamente a partir de enero de 2007, sistemas de retención de imanes más robustos y pruebas más rigurosas en todos sus modelos.

Ya somos 203.748