Cooperación internacional en defensa de los consumidores

FACUA viene desarrollando, desde 1996, un programa para el fomento de actividades de cooperación internacional con un importante número de organizaciones para la defensa de los consumidores de América Latina y el Caribe. Y ello con la finalidad de contribuir al fortalecimiento de la sociedad civil en los países donde actúan dichas organizaciones y mejorar el nivel de cumplimiento de los derechos de los consumidores en un área geográfica donde están operando un buen número de empresas europeas, entre ellas muchas españolas.

Nuestra Federación lleva a cabo dicha labor en tres direcciones claramente definidas y las enmarca a través de convenios de colaboración firmados con las distintas organizaciones de consumidores:

- Ayudar al fortalecimiento y consolidación de las organizaciones de consumidores en los países latinoamericanos donde colabora, a través de la aportación de ayudas económicas o en especie, gestionadas a través de las distintas administraciones públicas o instituciones españolas, que destinan fondos para la cooperación internacional para el desarrollo.

- Ofrecer nuestro apoyo y colaboración en las acciones que las organizaciones de consumidores latinoamericanas desarrollan frente a los abusos de las multinacionales europeas que operan en dichos países, sirviendo de altavoz a sus denuncias o reivindicaciones y lograr que sean conocidas en Europa por la opinión pública y las instituciones.

- Intercambiar experiencias para el enriquecimiento mutuo por parte de FACUA y de las organizaciones hermanas de América Latina y trabajar así por el fortalecimiento de asociaciones de consumidores más fuertes y unidas, que puedan estar en mejores condiciones para enfrentarse a un mercado cada vez más globalizado y agresivo.

Fruto de este trabajo de más de diez años, FACUA ha logrado que un importante número de instituciones y organismos de Andalucía y de España hayan contribuido a financiar proyectos en países como Argentina, Costa Rica, Cuba, Chile, República Dominicana, Nicaragua, Panamá y Uruguay, a la vez que está fomentando las vías de concertación entre dichas organizaciones de consumidores y las empresas españolas que operan en la zona, con el fin de facilitar el diálogo y el entendimiento como fórmula para la solución de las reclamaciones de los consumidores.

Frente a la globalización de los mercados que está provocando nuevas desigualdades entre los consumidores de los distintos países hay que globalizar la acción de las organizaciones de consumidores para defender nuestros intereses y derechos por encima de las fronteras y de los intereses locales de los países poderosos, así como de las empresas transnacionales que son las que más se benefician del actual modelo de globalización.

Los consumidores de los países ricos y desarrollados debemos entender que nuestro bienestar y el consumismo insostenible en el que estamos inmersos no puede ni debe mantenerse a costa de las desigualdades y de impedir el acceso al mercado a millones de consumidores en buena parte del mundo que carecen de los más elementales medios para vivir con dignidad.

Ya somos 190.563