La CE obliga a los fabricantes a dar a talleres independientes información para reparar sus vehículos

DaimlerChrysler, Toyota, General Motors y Fiat restringían a los talleres independientes el acceso a estos datos, lo que en la práctica se traducía en excluirlos del mercado.

La Comisión Europea anunció hoy que ha obligado a cuatro grandes fabricantes de coches -DaimlerChrysler, Toyota, General Motors y Fiat- a suministrar a los talleres independientes toda la información técnica disponible sobre la reparación de sus vehículos y evitar así cualquier discriminación respecto a los talleres autorizados por las marcas.

Esta medida se adopta a raíz de una investigación realizada por el Ejecutivo comunitario que constató que estas compañías restringían a los talleres independientes el acceso a estos datos, lo que en la práctica se traducía en excluirlos del mercado y favorecer indebidamente a los talleres autorizados, vulnerando por tanto la legislación comunitaria.

El debilitamiento de la competencia entre los talleres resultado de estas prácticas podía provocar, a juicio de la Comisión, una menor posibilidad de elección y precios más elevados para los consumidores.

Los talleres independientes son a menudo más baratos que los autorizados. En el caso de España, la diferencia de precio supera el 33%, en Alemania el 12% y en Reino Unido alcanza el 120%, según explicó el portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd.

Bruselas denunció, además, que las reparaciones efectuadas sin las informaciones técnicas necesarias podrían hacer que los coches fueran más peligrosos y aumentar la contaminación atmosférica y el uso de carburantes.

Para evitar sanciones por parte de la Comisión, fueron las propias compañías las que se ofrecieron a dar información a los garajes independientes, y viernes el Ejecutivo comunitario acordó hacer jurídicamente obligatorios estos compromisos durante 10 años. Los datos deberán aportarse antes de finales de año y, en caso de no hacerlo, los constructores se enfrentan a multas de hasta el 10% de sus ingresos anuales.

"La competencia entre los reparadores beneficia a los consumidores, que pueden disfrutar así de una mano de obra y de piezas más baratas. Estas decisiones aportan una solución concreta y oportuna a los problemas sufridos por los talleres independientes, que podrían perder su capacidad competitiva si no tienen acceso a las informaciones técnicas que necesitan", dijo la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, en un comunicado.

Obligaciones de información

Las obligaciones de información la integran básicamente tres aspectos. En primer lugar, se deja claro que todos los datos técnicos que los fabricantes den a los talleres autorizados deberán suministrarlos también a los independientes de manera no discriminatoria.

En segundo lugar, se autoriza a los constructores a no revelar determinadas informaciones sobre las funciones antirrobo y el funcionamiento de los sistemas electrónicos a bordo, pero se les obliga a garantizar que ello no impida a los talleres independientes realizar las reparaciones que no están relacionadas directamente con estas funciones.

Finalmente, los tallers independientes tienen la garantía de que obtendrán esta información a un precio que tenga en cuenta el uso que hacen de las mismas. Los constructores las suministrarán a través de Internet y las facturarán por horas. Los cuatro fabricantes afectados se han comprometido a aceptar un mecanismo de mediación para resolver litigios.

Ya somos 198.337