La OCDE cree que los objetivos de implantación de biocombustibles de la UE no son sostenibles

El organismo defiende la investigación en biocarburantes de segunda generación.

El objetivo defendido por la Unión Europea (UE) de alcanzar una cuota del 10% en el uso de biocombustibles desde la fecha hasta 2020 debe ser rebajado, según se desprende de las declaraciones del director de la mesa de desarrollo sostenible de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Brice Lalonde, recogidas hoy por el diario británico Financial Times.

Lalonde, que presidió las conversaciones internacionales de este encuentro de la OCDE sobre biocombustibles, señaló que no es posible alcanzar ese objetivo utilizando métodos sostenibles, tal y como aseguraron los líderes de la UE el pasado mes de marzo.

Un informe de la OCDE publicado esta misma semana advierte que la conversión de cosechas agrarias en energía podría impulsar al alza los precios de los productos alimentarios, y por otro lado, provocaría la tala de bosques tropicales para la consecución de tierras adecuadas para cultivar ante la intensa competencia por obtener terrenos.

El documento subraya que los políticos utilizan los subsidios y otros instrumentos políticos para manipular el mercado a favor de tecnologías aún no puestas en marcha, que reducirían las emisiones contaminantes como mucho en un 3% .

"El impulso actual para expandir el uso de biocombustibles puede crear tensiones insostenibles que interrumpirán el mercado sin generar beneficios medioambientales significativos", señala en su informe la OCDE.

Lalonde, ex ministro francés de Medio Ambiente, subrayó que el asunto debe ser tratado de manera muy cuidadosa y que hay que analizarlo con detalle. "No se puede alimentar a la gente, absorber el carbono y proteger la biodiversidad y los combustibles de los coches a la vez", sentenció.

Al encuentro sobre biocombustibles asistieron ministros y funcionarios de numerosos países de la UE, de EEUU, Malasia y Brasil, todos los grandes productores de biocombustibles, representantes de la insustria privada y organismos internacionales.

Impulso de la segunda generación de biocarburantes

Algunos diplomáticos en Bruselas tienen dudas sobre que se pueda cumplir el objetivo de la UE en materia de biocarburantes, como el comisario de medio Ambiente, Stavros Dimas, que ya ha advertido que los biocombustibles no son una panacea para el cambio climático.

Sin embargo, el portavoz Andris Piebalgs, comisario europeo de Energía, anunció que éste publicará a finales de año un plan para lograr este objetivo."Las nuevas tecnologías tendrán un gran papel", aseguró.

Algunos piensan que esta perspectiva supone un riesgo ya que la tecnología no ha sido probada y la mayoría de los actuales biocarburantes gastan mucha energía en procesar las plantas. La OCDE cree que los Gobiernos deberían eliminar las subvenciones a este tipo de combustibles e investigar a fondo los biocombustibles de segunda generación, que utilizan productos más superfluos como la hierba cortada.

Ya somos 203.787