FACUA advierte que muchos embargos llevados a cabo por Hacienda pueden declararse nulos

La Federación indica que el afectado puede presentar un recurso argumentando la nulidad de las actuaciones llevadas a cabo por la Administración Tributaria en caso de no haber sido informado previa y fechacientemente de la investigación de su patrimonio.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) advierte que los embargos de bienes tales como cuentas corrientes, viviendas, vehículos o devoluciones de IRPF, entre otros, pueden ser nulos si el afectado no ha sido informado previa y fehacientemente por la Administración Tributaria de la investigación de su patrimonio. Así lo afirma una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que advierte que esta falta de información contraviene el Reglamento General de la Inspección Tributaria.

FACUA indica que el afectado por el embargo podrá argumentar, en el recurso que presente, la nulidad de las actuaciones llevadas a cabo por la Hacienda Pública por haberse provocado su indefensión al no haber podido estar presente ni formular sus alegaciones durante el procedimiento ejecutivo.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid explica que el citado procedimiento de inspección por parte de la Administración Tributaria supone "una clara y legítima limitación a los derechos de los ciudadanos", que se ven sometidos a una relación de supremacía, fuente de numerosos deberes y limitaciones y de la que se pueden derivar sustanciales consecuencias patrimoniales. Por ello, el Tribunal estima que la comunicación previa al contribuyente de que dicha actuación se va a llevar a cabo constituye una garantía básica del procedimiento, "sin la que se expone al administrado a la indefensión consecuente con desconocer la razón en virtud de la que se le impusieron los límites mencionados".

Asimismo, el texto de la sentencia señala que al no tener el contribuyente constancia sobre el motivo para la incoación de las actuaciones inspectoras, las liquidaciones que puedan derivarse como consecuencia de la conclusión del procedimiento de inspección también deben considerarse nulas.

El Tribunal basa su fallo en el artículo 38 del Reglamento General de la Inspección Tributaria, que regula cómo deben desarrollarse las actuaciones de obtención de información acerca de personas o entidades dedicadas al tráfico bancario. En concreto, en su apartado siete habilita al sujeto pasivo para que esté presente cuando las actuaciones se practiquen en las oficinas de la entidad bancaria o crediticia. La no comunicación previa de tales actuaciones permite declarar la nulidad de las mismas y de las liquidaciones resultantes.

Ya somos 197.884