Microsoft pierde su batalla contra Bruselas al ratificar el TUE la multa de 497 millones

<b>Kroes</b> exige al gigante informático que cumpla la sentencia y la empresa de <b>Bill Gates</b> no sabe si recurrirá

Microsoft sufrió hoy una derrota sin paliativos en la larga batalla de casi diez años que mantiene con la Comisión Europea a cuenta de su abuso de posición dominante en el mercado comunitario. El Tribunal de Primera Instancia de Luxemburgo (Tribunal de Justicia de la Unión Europea,TUE) rechazó los argumentos del gigante informático y confirmó la multa de 497 millones de euros impuesta en 2004 por el ejecutivo comunitario.

La esperada sentencia respalda además las medidas correctoras decretadas por Bruselas, que consistían en comercializar una versión del sistema operativo Windows sin el reproductor audiovisual Media Player, y en suministrar a los rivales información suficiente para que puedan fabricar productos compatibles con Windows.

El TUE sólo da la razón al gigante informático en un punto: anula el nombramiento de un comisionado independiente, el informático británico Neil Barrett, para supervisar que Microsoft cumpliera la decisión de 2004, al considerar que la Comisión se ha excedido de sus competencias al permitirle acceder a documentos secretos.

Tras conocer la sentencia, la comisaria de competencia, Neelie Kroes, expresó su plena satisfacción y advirtió a Microsoft de que no tolerará más retrasos en el cumplimiento de las medidas correctoras para acabar con su abuso de posición dominante. Kroes dijo no obstante que todavía es "demasiado pronto" para saber si habrá nuevas multas para el gigante informático o investigaciones adicionales en sus productos.

El ejecutivo comunitario considera que la empresa de Bill Gates todavía no ha cumplido la medida de interoperabilidad. Por este incumplimiento, Bruselas ya impuso en julio de 2006 una segunda multa a Microsoft por valor de 280,5 millones de euros, que se suma a la de 497 millones. Además, en marzo de este año, amenazó con más multas de tres millones de euros al día por el excesivo precio que la empresa de Bill Gates cobraba a sus rivales por los datos sobre interoperabilidad.

Kroes destacó que la sentencia del TUE confirma que "los consumidores se han visto perjudicados por el comportamiento de Microsoft". La cuota de mercado del gigante informático para los servidores de grupo ha aumentado del 40% al 80% desde que empezó la investigación de Bruselas y el Media Player "ha acabando dominando el mercado". "En los últimos años ha habido innovación en los mercados de alta tecnología, pero sobre todo en áreas que Microsoft no controla", lamentó.

La comisaria de competencia insistió en que "el Tribunal ha confirmado que Microsoft no puede regular el mercado imponiendo a la gente sus productos y servicios. El Tribunal ha confirmado que Microsoft no puede seguir impidiendo que el mercado funcione adecuadamente y que los usuarios de ordenadores deben poder beneficiarse de más opciones, productos más innovadores, y precios más competitivos". Por otro lado, dejó claro que, a su juicio, la cuota de mercado del gigante informático debería bajar del actual 95%.

Por su parte, el vicepresidente de Microsoft y responsable de asuntos legales, Brad Smith, admitió que la sentencia es "decepcionante" para la compañía pero dejó claro que todavía no se ha decidido si se recurrirá o no. Contra el dictamen puede presentarse un recurso, limitado a cuestiones de derecho, ante el Tribunal de Justicia en un plazo máximo de 2 meses.

Smith aseguró en todo caso que el gigante informático está trabajando "al cien por cien" para cumplir con las obligaciones impuestas por el ejecutivo comunitario y que espera que la sentencia sirva para avanzar rápidamente por este camino. Destacó que Microsoft ya comercializa versiones de Windows y de Vista sin el Media Player, por lo que considera que ya está cumpliendo esta exigencia de 2004.

Respecto a la interoperabilidad, admitió que todavía quedan "cuestiones abiertas". A su juicio, se trata fundamentalmente de dos: el precio al que debe suministrar los datos a los competidores y el tratamiento que se debe dar a los secretos comerciales. El vicepresidente de Microsoft insistió en que espera que ambos estén resueltos "lo antes posible" y apostó por proseguir el diálogo con la Comisión, como ya se ha hecho con Vista.

Repercusiones

Todos los actores de la batalla se mostraron de acuerdo en que la sentencia del TUE tendrá importantes repercusiones en el futuro que van mucho más allá del caso Microsoft. Para el presidente del ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, lo más importante es que el dictamen "confirma la objetividad y la credibilidad" de la política de competencia de la Comisión, que se ha visto varias veces en entredicho por varapalos judiciales.

Kroes señaló que la sentencia del TUE marca un "precedente", ya que "envía una señal clara de que las empresas superdominantes no pueden abusar de su posición para dañar a los consumidores y obstaculizar la innovación excluyendo a sus rivales en mercados relacionados".

El vicepresidente de Microsoft afirmó que el dictamen "claramente da a la Comisión amplios poderes y capacidad de discreción". Destacó que otras empresas del sector, como Apple (música digital) o Google (búsquedas) tienen importantes cuotas de mercado. "Está claro que después de esta decisión todos tenemos que mirar a Europa", recalcó, antes de añadir que la sentencia tendrá un "impacto extraordinario".

Finalmente, la Asociación de la Industria del Software y la Información afirmó hoy que la sentencia del Tribunal de Primera Instancia constituye "una victoria para los innovadores y los consumidores en todas partes". Por su parte, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) consideró la decisión "positiva para los usuarios, el mercado y el desarrollo de la sociedad de la información".

Ya somos 198.072