La CE declara ilegales las condiciones de la CNE a Enel y Acciona para la OPA de Endesa

La Comisión Europea cree que las condiciones violan la libertad de movimiento de capital y bienes y de establecimiento.

La Comisión Europea declaró hoy que las condiciones que impuso la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a Acciona y Enel en la OPA sobre Endesa "violan la ley comunitaria" porque, de acuerdo con un análisis preliminar, violan la libertad de movimiento de capitales y bienes y también la libertad de establecimiento.

El portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd, explicó en rueda de prensa que la Comisión informó esta mañana a las autoridades españolas de las conclusiones preliminares de su análisis sobre las condiciones que impuso la CNE a la operación el 26 de abril y el 4 de julio de este año.

Ahora España dispone de 30 días para presentar sus puntos de vista sobre este análisis y para "explicarnos por qué creen que las condiciones de la CNE son compatibles con la ley de la UE".

De acuerdo con el análisis hecho público este viernes, la Comisión considera que las condiciones que impuso la CNE en abril y el 4 de julio -modificadas parcialmente por el Ministerio de Industria el 30 de agosto-, violan el artículo 21 del Reglamento de Concentraciones que, según recordó Todd, "da exclusiva competencia a la Comisión para decidir sobre fusiones de dimensión europea", como es el caso de la OPA de Acciona y Enel sobre Endesa.

Condiciones ilegales

La Comisión apuntó que las condiciones que hoy declaró ilegales de manera preliminar fueron impuestas por la CNE -en virtud de los poderes que le concedió un real decreto de 2006- "sin previa comunicación ni aprobación" por parte del Ejecutivo comunitario.

Entre estos requisitos figuran la condición de que los órganos de gobierno y administración de Endesa se ubiquen en España, que los recursos generados por Enel atiendan con carácter prioritario a la financiación y ejecución de los planes de inversión comprometidos en actividades reguladas de transporte y distribución en activos estratégicos o que la italiana informe trimestralmente a la CNE sobre la evolución de su participación accionarial.

Según un comunicado de Bruselas, su análisis de las condiciones de la CNE a Acciona y Enel para adquirir Endesa indica que "algunas de las condiciones pueden ser incompatibles con el derecho comunitario". En concreto, Todd señaló que se ha constatado que violan "el libre movimiento de capitales, de establecimiento y una de las condiciones también las reglas de libre movimiento de bienes".

Todd señaló que la Comisión no tomará ninguna decisión definitiva hasta que no tenga la respuesta de las autoridades españolas, mientras que en su comunicado, la Comisión indicó que si después de esto persisten las "preocupaciones" del Ejecutivo comunitario, éste podría decidir que España ha infringido el artículo 21 del reglamento de concentraciones y exigir la retirada de las condiciones que son incompatibles con el Derecho de la UE, explicó.

La actuación de la CNE en las diferentes ofertas sobre Endesa ya ha provocado varios enfrentamientos entre España y la Comisión.

Bruselas denunció a principios de año ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo el decreto de febrero de 2006 que amplió las competencias de la CNE y además declaró ilegales las condiciones que el regulador español impuso a la fallida oferta de E.ON sobre Endesa y las introducidas posteriormente por el Ministerio de Industria, que están también ante el Tribunal pese a que la eléctrica alemana ha desistido de la operación.

Así lo recordó también el portavoz de Competencia, que apuntó que "hemos tenido casos previos con el Gobierno español en esta área, en la oferta de E.ON sobre Endesa, y este caso fue llevado al Tribunal de Justicia Europeo en marzo de este año".

Preguntado acerca de la confianza del Ejecutivo comunitario sobre si esta vez España responderá a sus demandas, Todd respondió que "tenemos que dar a las autoridades españolas la oportunidad de explicarnos por qué creen que las condiciones de la CNE son compatibles con la ley de la UE" y recordó que "todos los Estados miembros tienen la obligación de respetar la ley comunitaria, porque en ausencia de esto el mercado único en toda la UE entraría en caos".

Todd recordó las "reglas básicas" en estos casos, cuando "los Estados miembros pueden tomar medidas sobre fusiones u OPAS de dimensión europea con la condición de que estas condiciones protejan otros intereses que la competencia y que sean necesarias para proteger intereses que sean compatibles con la ley comunitaria".

"En este caso específico, nuestro análisis inicial es que las condiciones impuestas por la CNE en abril y julio violan las reglas del Tratado (de la UE) en libertad de movimiento de capitales, de establecimiento y una también las reglas sobre la libertad de movimiento de bienes", añadió.

Ya somos 203.592