La demanda de préstamos al consumo cae por primera vez en tres años y medio

Las entidades bancarias españolas han restringido su concesión.

Las solicitudes de fondos a las entidades financieras a través de préstamos para el consumo y otros fines disminuyeron en el segundo trimestre del año por primera vez desde hace catorce trimestres, o lo que es lo mismo en tres años y medio, según datos de la Encuesta sobre Préstamos Bancarios en España en julio del Banco de España, publicada hoy, y en la que participan diez entidades españolas.

La encuesta constata también que las entidades españolas han restringido la concesión de préstamos de todo tipo, de forma que en ninguno de los casos expandieron su oferta de préstamos en el periodo analizado. En el caso de los préstamos al consumo, las entidades han restringido las condiciones de concesión de estos préstamos por las perspectivas de la situación económica general, la solvencia de las familias, el valor de las garantías y una cierta menor competencia procedente de instituciones no bancarias.

Además, y a pesar de que la demanda de crédito por parte de empresas continuó aumentando, la banca también ha restringido la "holgura en los criterios de aprobación utilizados" en este tipo de préstamos y, especialmente, en el caso de las compañías de gran tamaño y de operaciones a largo plazo.

En todo caso, la demanda del crédito por parte de las empresas sigue creciendo, pero el Banco de España constata que lo hace a un "menor ritmo" que en el resto de países de la zona del euro. Esta desaceleración se explica por el "efecto nulo" de varios factores que solían tener un importante impacto positivo, como las necesidades de fondos para financiar tanto nuevas inversiones como fusiones y adquisiciones, que en el área del euro siguen siendo los principales motores de la expansión de los préstamos solicitados.

La demanda de créditos para vivienda sigue su acentuada caída, especialmente desde que comenzó el año en curso, y el Banco de España califica el protagonizado en el segundo trimestre de 2007 como "notable descenso". La demanda de este tipo de financiación descendió en Europa, pero de "forma importante y especialmente" en España por las perspectivas relativas al mercado de la vivienda y el efecto de los cambios en la confianza de los consumidores.

Vivienda y dificultad de financiación

El organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez explica que la menor holgura en los criterio de aprobación de los créditos proviene, en el caso español, de los "cambios en las perspectivas en algunos sectores y sociedades concretas, en particular con el sector de la promoción de viviendas, que se vieron reforzados por la evolución de las expectativas relativas a la actividad económica en general y los costes de la obtención de nuevo capital y recursos financieros para sostener el crecimiento del negocio".

En todo caso, las condiciones aplicadas a los nuevos préstamos fueron también más exigentes, ampliándose los márgenes para todo tipo de transacciones. En la Europa de la zona euro, a pesar de que la oferta de financiación a las sociedades no mostró, en general, variaciones significativas, se relajaron las condiciones, especialmente las relativas a los márgenes ordinarios, que disminuyeron, y a los plazos de vencimiento, que aumentaron.

En el segmento de la financiación a los hogares para adquisición de vivienda en España se acentuó la tendencia a la reducción en el grado de holgura en los criterios de aprobación utilizados, iniciada a mediados de 2006, como consecuencia de las perspectivas relativas a la actividad económica en general y, muy especialmente, al mercado de la vivienda.

La competencia afecta a las condiciones de crédito

A dicho factor se unió el impacto negativo, aunque pequeño, que tuvo sobre la oferta de crédito, por primera vez desde que se realiza la encuesta, la evolución de la competencia en el sector, que fue algo "menor". En esta línea, las condiciones aplicadas a los préstamos fueron menos favorables para los prestatarios que en el trimestre anterior, si bien habría dejado de elevarse el margen de las operaciones ordinarias y, en contrapartida, se habría reducido más la relación préstamo valor.

En vivienda, los criterios de concesión de fondos permanecieron prácticamente inalterados en Europa, al tiempo que se ampliaron los plazos de vencimiento y se redujeron los márgenes ordinarios y el resto de gastos.

Ya somos 190.556