Industria congela las tarifas eléctricas en el último trimestre

La CNE deberá remitir una propuesta para la siguiente revisión antes del 15 de noviembre.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, firmó hoy la Orden Ministerial por la que se revisan las tarifas eléctricas a partir del próximo 1 de octubre, que establece su congelación en el último trimestre del año, informó el Ministerio en un comunicado.

La medida afecta tanto a las tarifas integrales como a las de acceso, independientemente del nivel de tensión o la potencia máxima contratada.

Tras las subidas de enero y julio -esta última no afectó a los consumidores domésticos- la congelación de las tarifas en el último trimestre está alineada con la apuesta de Industria "por una desaparición progresiva del déficit tarifario cuyo impacto sea asumible por los consumidores", señala el Ministerio.

Industria afirma que esta estrategia "es coherente con los cada vez mayores recursos destinados a financiar medidas de ahorro y con la política de instalación de contadores electrónicos, que discriminan la energía consumida por períodos, recientemente aprobada por el Consejo de Ministros".

El Gobierno aplicó el pasado mes de enero una subida media general de la electricidad del 4,3%, aunque para los consumidores domésticos se situó en el 2,8% de media.

El pasado mes de julio dio marcha atrás en la subida prevista del 1,81% para los consumidores domésticos, según constaba en la propuesta inicial del departamento que dirige Joan Clos, y acordó congelar la tarifa doméstica y subir sólo un 1,7% el resto de tarifas de alta y baja tensión.

Por otra parte, la orden da un mandato a la CNE para que eleve al Ministerio su mejor previsión de déficit para todo el año 2007, a efectos de un eventual reconocimiento ex ante superior a la cifra prevista hasta la fecha (que se eleva a 1.500 millones de euros).

Además, el regulador energético deberá remitir una propuesta para la siguiente revisión de las tarifas eléctricas antes del próximo 15 de noviembre.

Adaptación a los nuevos periodos horarios

La Orden Ministerial incluye también una modificación de los períodos horarios para adecuarlos a los cambios experimentados por la demanda en los últimos años.

Entre los cambios más importantes, destaca que la segunda quincena del mes de junio y el mes de julio pasan a considerarse períodos de temporada alta (antes eran periodos de demanda de temporada baja y media respectivamente) y noviembre pasa a ser período de demanda de temporada media (antes era demanda de temporada alta).

A este respecto, se concede un período transitorio, hasta el 1 de julio de 2008, para que las empresas distribuidoras adapten los contadores de los consumidores a los nuevos horarios.

Nuevo mecanismo de pagos por capacidad

Además, la orden establece el sistema de Pagos por Capacidad, que sustituye al mecanismo de garantía de potencia con el objetivo de resolver las deficiencias que éste presenta actualmente y evitar problemas de suministro a medio y largo plazo.

De este modo, se pretende ligar la evolución de los incentivos a la inversión (disponibilidad a largo plazo) con un índice de cobertura conocido que aproxime la necesidad de potencia esperada en un horizonte temporal futuro. Así, se evitará la fluctuación discrecional de los pagos por este concepto.

Paralelamente, se pretende que en la definición del servicio de disponibilidad a medio plazo se discriminen temporalmente los periodos en los que es exigible y que las consecuencias de los incumplimientos sean suficientemente incentivadoras para evitarlos.

Así, Industria fijará en los próximos meses los detalles del servicio de disponibilidad a medio plazo que, al igual que el incentivo a la inversión, estará armonizado en el ámbito del Mibel.

Las modificaciones introducidas imponen condiciones más exigentes a las empresas en la prestación de los servicios de disponibilidad de potencia para el sistema y, al mismo tiempo, suponen una optimización de los recursos financieros dedicados a estos efectos.

Reducción de 1.200 millones a 300 millones

De esta manera, se prevé una reducción de los costes soportados por los consumidores desde los 1.200 millones de euros del año 2006 a una cifra en el entorno de los 300 millones de euros para el incentivo a la inversión en capacidad a largo plazo.

Los nuevos servicios de disponibilidad de potencia completan la batería de instrumentos existentes en la actualidad para el corto plazo (los denominados servicios complementarios, que se contratan con un día de antelación) y refuerzan los instrumentos en manos del operador del sistema para evitar posibles interrupciones del suministro eléctrico.

Ya somos 203.748