Las bebidas alcohólicas en Francia advierten desde hoy del peligro para las embarazadas

Tanto los textos como los pictogramas tienen un tamaño tan pequeño que pasan fácilmente inadvertidos.

Siguiendo el modelo de los mensajes que aparecen en las cajetillas de cigarrillos advirtiendo de los peligros del tabaco para el bebé, el etiquetado de las botellas de vino, cerveza y otras bebidas alcohólicas recuerda a partir de hoy en toda Francia el riesgo de consumir alcohol durante el embarazo.

Al comprobar que la exposición prenatal al alcohol representa la primera causa no genética de malformación en el niño, el Ministerio de Sanidad adoptó el 3 de octubre de 2006 un decreto con la obligación de incluir a partir del 3 de octubre de 2007 en el etiquetado una frase o un pictograma alertando de los riesgos de la ingesta de alcohol.

La frase que puede leerse hoy en algunas botellas es la siguiente: "El consumo de alcohol durante el embarazo, incluso en pequeñas cantidades, puede tener consecuencias graves sobre la salud del niño". Pero la mayoría de los fabricantes han optado por un pictograma en el que aparece la silueta de una mujer embarazada con una copa en la mano rodeada del círculo rojo con una barra diagonal que indica prohibido. En todo caso, letras y pictogramas tienen un tamaño tan reducido que pasan fácilmente inadvertidos.

La medida que entra hoy en vigor provocó en su momento airadas protestas de productores de vino y bodegueros, un simbólico y pujante sector económico en Francia. Para dar a conocer la nueva legislación, el ministerio lanzó una campaña de información destinada al gran público y de los profesionales de la salud.

Ya somos 198.330