Vodafone acuerda la compra de las filiales de Tele2 en España e Italia

Pagará 775 millones de euros con el objetivo de entrar en el negocio de la banda ancha.

Vodafone ha llegado a un acuerdo para la adquisición, por 775 millones de euros libres de deudas, de Tele2 Telecommunication Services SLU (Tele2 España) y Tele2 Italia SpA (Tele2 Italia), propiedad del Grupo Tele2, informó hoy el gigante de la telefonía móvil en un comunicado.

La adquisición se completará una vez se obtenga para la misma la autorización de las autoridades de competencia, lo que se espera que ocurra entre finales de este año y principios del siguiente.

Tele2 España y Tele2 Italia ofrecen servicios de telefonía fija y de banda ancha en sus respectivos mercados. Tele2 España tenía una cartera de 550.000 clientes a 30 de junio de 2007, de los que 240.000 eran de banda ancha. Tele2 Italia, por su parte, contaba con más de 2,6 millones de clientes a 30 de junio de 2007, de los que más de 400.000 tenían contratados servicios de banda ancha.

Vodafone destaca que con esta operación se beneficiará "de la baja penetración de la banda ancha en España e Italia y de las buenas perspectivas de crecimiento de este mercado". Además, "se incorpora así de manera inmediata la infraestructura y la experiencia necesaria para realizar una oferta competitiva de ADSL en dos de los mercados claves en Europa".

Asimismo, apunta que las condiciones financieras del acuerdo y las necesidades de inversión de Tele2 España y Tele2 Italia "no tendrán impacto material en el ratio actual de inversión sobre ingresos del Grupo Vodafone en Europa".

"La transacción se ajusta a los criterios de inversión establecidos por Vodafone y se espera que tenga un efecto neutral sobre el beneficio por acción ajustado en el primer año posterior a la adquisición", indicó la empresa, y añadió que esta estimación excluye el impacto de la amortización de los activos intangibles que se derivan de la transacción.

El consejero delegado de Vodafone, Arun Sarin, afirma que esta operación "es consistente con la estrategia de la compañía de ofrecer soluciones que den respuesta a las necesidades totales de comunicación de los clientes".

"El acuerdo nos permitirá acelerar la disponibilidad de nuevos servicios en España e Italia. La estructura de ambos mercados y la baja penetración de la banda ancha fija justifican el atractivo de contar con activos propios en los dos países. Este acuerdo completa nuestra estrategia para ofrecer servicios de banda ancha fija en los principales mercados europeos", sostiene Sarin.

Principales beneficios

Según apunta el comunicado, esta transacción beneficia a Vodafone en varios aspectos. Por una parte, "permite aprovechar el alto potencial de crecimiento de ambos mercados", ya que se espera que cerca del 57% de los hogares en España cuenten con ADSL a finales de 2007, frente al 33% de dos años antes. También se espera que cerca del 44% de los hogares en Italia cuenten con ADSL a finales de 2007, frente al 30% de dos años antes.

Además, la transacción acelera la estrategia de Vodafone de ofrecer servicios totales de comunicación en España y en Italia. "Ambas filiales pasarán a contar con la infraestructura y la capacidad necesarias para realizar una oferta competitiva de ADSL", subraya la empresa británica, y agrega que en virtud del acuerdo, contará con "una fuerte infraestructura" de banda ancha fija en España e Italia.

Destaca asimismo que la integración de las operaciones de Tele2 Italia y Tele2 España con las de Vodafone en ambos países generará beneficios operativos, gracias a sinergias de costes derivadas de la utilización de la infraestructura y de la actual red de operaciones de Vodafone y a sinergias relacionadas con la oferta cruzada de servicios a los clientes de Vodafone.

Impacto financiero

En cuanto al impacto financiero, la nota remarca que la transacción "se adapta a los criterios financieros establecidos por Vodafone". "Las condiciones financieras del acuerdo no tendrán impacto material en el actual ratio de inversión sobre ingresos del Grupo Vodafone en Europa", afirma.

Se estima que la adquisición tendrá un efecto neutral sobre el beneficio por acción ajustado en el primer año posterior a la adquisición. Esta previsión excluye el impacto de la amortización de los activos intangible que se derivan de la transacción. Incluyendo este impacto, se estima que la adquisición supondrá una dilución del 1,5% del beneficio por acción ajustado en el primer año desde la adquisición.

"La transacción no se espera que tenga impacto material en las previsiones hechas públicas por el Grupo para 2008 y no tendrá impacto en las previsiones, ya anunciadas por parte del Grupo Vodafone, de un crecimiento moderado, a corto plazo, del dividendo", concluye la nota.

Ya somos 203.748