La CE apuesta por desmembrar los grandes grupos de telecomunicaciones para fomentar la competencia

Será una de las principales reformas que el Ejecutivo comunitario presentará el 13 de noviembre.

La Comisión Europea quiere dar poderes a los reguladores nacionales para que puedan desmembrar los grandes grupos de telecomunicaciones y separar el departamento de servicios y el de gestión de redes con el objetivo de fomentar la competencia. Bruselas propondrá además crear una Autoridad Europea del Mercado de las Telecomunicaciones.

Estas serán las principales novedades del paquete de reforma de las telecomunicaciones que el Ejecutivo comunitario presentará el próximo 13 de noviembre, según anunció la semana pasada la comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding.

Los planes han causado una fuerte controversia incluso en el seno de la Comisión. La comisaria de Competencia, Neelie Kroes, dijo en una reciente comparecencia ante la Eurocámara que no ve necesario imponer a los grupos de telecomunicaciones la separación funcional entre el departamento de servicios y la gestión de la red porque ya hay suficiente competencia en el sector.

Pese a las críticas de su colega, Reding, que cuenta con el apoyo de los reguladores de los veintisiete, tiene la intención de seguir adelante con sus planes. "He llegado a la conclusión de que el instrumento de la separación funcional debe incluirse en la caja de herramientas de los reguladores nacionales para que se use en los casos más recalcitrantes en los que se han intentado otras medidas correctoras pero han fracasado", anunció.

Insistió en que la separación funcional puede resolver problemas de competencia permitiendo la entrada de nuevas empresas que tengan acceso a la red y fomentando la inversión en las infraestructuras, lo que a su juicio acelerará la penetración de la banda ancha. En este sentido, puso como ejemplo el caso de Reino Unido, donde ya se ha aplicado esta medida con British Telecom.

Como resultado, el número de líneas desagregadas aumentó desde 105.000 en 2005 a 2,42 millones en junio de 2007. Al mismo tiempo, el precio de las acciones de BT subió y la inversión en red subió considerablemente, lo que a juicio de Reding "refuta el mito de que la separación funcional sería perjudicial para la inversión". Italia y Suecia han emprendido también el camino de la separación funcional y Polonia empieza a reflexionar sobre esta vía.

En la reforma de las telecomunicaciones, la comisaria propondrá reforzar la independencia de los reguladores nacionales (en el caso español la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones). "Los reguladores auténticamente independientes, que están bien equipados y cuentan con una plantilla de expertos, constituyen la mejor garantía para una regulación rápida y eficaz en caso de problemas de competencia", subrayó Reding.

A ello habría que sumar, según los planes de la comisaria de Sociedad de la Información, la creación de una nueva Autoridad Europea del Mercado de las Telecomunicaciones, que trabajará en estrecha colaboración con los reguladores nacionales y que se convertirá en el "símbolo del mercado único de telecomunicaciones".

La comisaria destacó que en los últimos años la competencia en el sector ha aumentado, la oferta se ha incrementado y los precios han bajado. Por este motivo, el Ejecutivo comunitario propondrá eliminar la regulación ex ante en alrededor de la mitad de los 18 mercados que están regulados en estos momentos.

No obstante, Reding insistió en que "todavía queda mucho por hacer" ya que, por ejemplo, el 89,5% del mercado de acceso directo en la UE -un área considerada por Bruselas crucial para el desarrollo de la banda ancha-, está todavía dominado por los operadores históricos. Ello demuestra, a su juicio, que la regulación sigue siendo necesaria.

El Ejecutivo comunitario espera que la reforma de las telecomunicaciones entre en vigor en 2010 tras pasar por el trámite de los veintisiete y de la Eurocámara.

Ya somos 203.588