El déficit de tarifa se situará en torno a los 1.000 millones en 2007

El Gobierno está fomentando prácticas de ahorro energético y la reducción de los costes reconocidos para aliviar dicho déficit en tres años.

El déficit de tarifa -diferencia entre el coste reconocido de la energía y los ingresos de las eléctricas- se situará a cierre de 2007 en torno a los 1.000 millones de euros, aseguró el secretario general de Energía, Ignasi Nieto.

"Esperamos terminar este año con alrededor de 1.000 millones de euros de déficit, por lo que vamos avanzando en la reducción del déficit", afirmó el secretario general tras una comparecencia en el Congreso.

Nieto calculó que, al ritmo previsto de incrementos de la tarifa eléctrica en línea con el IPC, el déficit tarifario podría quedar eliminado en "dos o tres años", siempre y cuando no se produzcan imprevistos como sequías o fuertes aumentos de los precios del gas.

El déficit de tarifa hasta agosto se situó en 469,8 millones de euros, una cifra más de cuatro veces inferior a la del mismo periodo de 2006, según informó ayer la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

El ministro de Industria, Joan Clos, aseguró esta semana en una comisión del Senado que el déficit tarifario final previsto para este año se situará en torno a los 1.500 millones de euros, casi un 60% menos que en el ejercicio anterior, antes de la deducción correspondiente a derechos de emisión.

El Gobierno se ha propuesto aliviar el déficit tarifario en tres años, para lo que está fomentando prácticas de ahorro energético y reduciendo los costes reconocidos. Además, durante la primera parte del año aplicó subidas en el precio de la luz, que quedó congelado en los últimos trimestres.

Tarifa de último recurso de gas

Por otro lado, Nieto explicó que los consumidores ya han empezado a recibir desde hace un mes cartas junto a la factura en la que se incluye una lista de las comercializadoras de la tarifa de último recurso a la que, tras el tránsito hacia el sistema liberalizado, podrán acogerse.

Estas comercializadoras son Gas Natural, Endesa, Iberdrola, HC Energía y Unión Fenosa, a las que se les ha dado permiso para operar con los precios máximos de último recurso. El consumidor podrá optar entre ir al mercado libre o, "si no hace nada", quedarse con alguna de estas cinco empresas.

En la carta se explica que los clientes tienen de tiempo hasta el 1 de julio de 2008 para elegir comercializador de último recurso. "Si no hacen nada, se van a quedar con el de siempre, con Gas Natural", aunque "después del 1 de julio también se puede cambiar", añadió.

Para Nieto, este proceso será una "formalidad" en la que "el consumidor no va a notar prácticamente nada", aunque "a efectos prácticos es un tema importante" porque trasladará a los consumidores al mercado libre, pese a que los domésticos mantengan un precio máximo.

Ya somos 198.063