Suministros

FACUA Andalucía valora negativamente la Orden que regula las tarifas de inspección periódica de las instalaciones de gas

De acuerdo con la nueva norma, que entró en vigor ayer, los usuarios tendrán que hacer frente a unos gastos que antes soportaban las empresas y que además tendrán carácter retroactivo.

La Federación de Consumidores en Acción de Andalucía-FACUA valora negativamente la Orden de 21 de septiembre de 2007, publicado el lunes en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), y que regula las tarifas de inspección periódica de las instalaciones receptoras de combustibles gaseosos, ya que perjudica seriamente los intereses de los consumidores. Esta Orden fija el coste en Andalucía de la inspección periódica de las instalaciones de gas de los usuarios, que hasta la fecha se encontraba implícito en la propia actividad de las empresas distribuidoras.

Esta situación está propiciada por el Real Decreto 919/2006, de 28 de julio por el que se aprueba el Reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias, que establece que las instalaciones de gas deben someterse a inspecciones periódicas que realizarán las empresas distribuidoras, pero que costearán los titulares de dichas instalaciones. La aplicación de esta norma estaba pendiente en Andalucía de que la Junta fijara los precios de éstas.

FACUA Andalucía exigió en agosto a la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa que la nueva propuesta tarifaria viniera acompañada de una memoria económica justificativa de las tarifas propuestas que permita valorar la procedencia de las mismas, hecho que no se ha producido.

Asimismo, la Federación también rechazó la pretensión de la nueva Orden de aplicar las tarifas con carácter retroactivo desde marzo de 2007, considerando que no le puede ser imputado al ciudadano el retraso en que haya podido incurrir la Consejería en la aprobación de esta norma, sobre todo porque la misma sitúa en peor situación al usuario, haciéndolo soportar unos costes por inspección de las instalaciones que antes soportaban las empresas suministradoras.

Por otro lado, el texto sigue incurriendo en el "error", ya denunciado por FACUA Andalucía, de trascendencia al utilizar siempre el término usuario como sujeto obligado al pago de la inspección y por tanto de la tarifa cuando la norma estatal se refiere al titular de la instalación. Este error se intenta corregir cuando tiene especial incidencia en relación a las instalaciones comunes cuya titularidad permanece a la fecha en manos de la empresa suministradora, abonando los usuarios un canon de uso o mantenimiento. En estos casos el usuario de las instalaciones no debe soportar el coste de la inspección periódica de las instalaciones comunes.

En este sentido, la Orden aclara que "no será aplicable a los usuarios el coste de la inspección periódica de las instalaciones comunes, debiendo soportar únicamente el coste de la inspección periódica de la instalación individual". Así, la cuantía máxima que deberá pagar el titular de la instalación es de 34,34 euros en el caso de inspección periódica de la instalación individual (sin instalación común) y 41,35 euros en la inspección periódica con repercusión de la instalación común, tarifa que incluye la repercusión del coste de la inspección de la instalación común en el coste de la inspección periódica de la instalación individual.

FACUA Andalucía también rechaza que unas tarifas que se aprueban ahora estén vigentes sólo hasta finales de año y vayan a ser revisadas nuevamente a principios de 2008, incrementándose el uno de enero conforme al IPC de 2007 (de marzo a diciembre), sin que haya trascurrido un año desde su vigencia.

La norma también ha obviado la necesidad de poner en marcha, en colaboración con las organizaciones de consumidores, canales de información a los titulares de instalaciones, explicándoles los cambios producidos en relación con las inspecciones y sus derechos y obligaciones.

Ya somos 191.049