Francisco Javier Hato, socio de FACUA

"Tengo una satisfacción muy grande porque El Corte Inglés es una empresa muy poderosa y todos me decían que no tenía nada que hacer"

Tras acudir a los Tribunales ha recibido una indemnización de 1.800 euros por los daños morales derivados de la pérdida de sus maletas durante su luna de miel.

Durante su luna de miel a Francisco Javier Hato le perdieron su equipaje. Reclamó a Viajes El Corte Inglés con quien había contratado su viaje pero sólo obtuvo negativas por respuesta ya que consideraban que Iberia era la responsable. Finalmente, y tras acudir a los tribunales con FACUA ha recibido una indemnización de 1.800 euros por los daños morales padecidos.

El socio de FACUA contrató un paquete vacacional con Viajes El Corte Inglés para realizar un crucero durante su luna de miel. En el vuelo de Iberia, ésta extravió los equipajes de él y de su esposa, ocasionándole una gran frustración máxime teniendo en cuenta el motivo del viaje.

Durante el crucero, Francisco Javier Hato no dispuso de su equipaje y tuvo que realizar diversas llamadas para reclamar sus maletas sin obtener en ningún momento una respuesta satisfactoria ni por parte de la compañía aérea ni de la agencia de viajes ni de la compañía con la que había suscrito un seguro especial para cruceros.

Una vez en tierra, y tras realizar las pertinentes reclamaciones, Francisco Javier advirtió en su patrimonio -sin previo aviso- un ingreso de 242 euros por parte de la aseguradora y otro de 163 euros provenientes de Iberia por los daños ocasionados. Tras quince días desde el fin del viaje, el usuario recuperó su equipaje pero aún así consideró que la desagradable situación que había tenido que vivir por un error ajeno a él no estaba resarcido, y descontento con la agencia de viajes decidió continuar con su reclamación. Según palabras del afectado "recordaba un anuncio de la Agencia Tributaria que había visto hace algún tiempo en el que se informaba de los derechos del consumidor" y que "con facturas tenemos derecho a reclamar, y yo tenía la de Viajes El Corte Inglés".

Con todas estas ideas en la cabeza, decidió seguir adelante con su reclamación pese a que pocos lo animaban a ello "al tratarse", indica Francisco Javier, "de una empresa muy poderosa".

Viajes El Corte Inglés se negaba a indemnizar a Francisco Javier al entender que el extravío del equipaje era competencia de Iberia, la compañía aérea, y que debía dirigirse a ellos. Tras varias negativas por parte de la agencia de viajes, el afectado decidió acudir a FACUA.

La Asociación presentó una reclamación ante la agencia de viajes e intentó acudir a arbitraje pero no estaban dispuestos a modificar su postura, por lo que FACUA tuvo que acudir a los tribunales en representación de Francisco Javier.

El Juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda por incumplimiento contractual señalando que la demandada no tuvo culpa alguna en el extravío del equipaje, siendo responsable la empresa de navegación aérea. Ante tal respuesta, FACUA decidió recurrir en apelación pues consideraba que se producía una infracción de la legislación propia sobre consumo con relevancia constitucional. La Asociación presentó la pertinente apelación en la Audiencia Provincial, que ha resuelto favorablemente el recurso de apelación, donde la sentencia, que es firme, ha obligado a la demandada a indemnizar al usuario con 1.800 euros ya que estima "el daño moral padecido por el demandante" y determina que "debe resarcirse esa frustración que no es otra que la contrariedad y desazón padecidas (en el viaje y después del viaje). Ateniéndonos a las circunstancias del caso (luna de miel) debemos ponderar al alza esa indemnización".

El auto considera probado que existió "infracción de la legislación propia sobre consumo con relevancia constitucional" y que "pudiera pensarse que desde una perspectiva meramente administrativa o de derecho común pudiera exonerarse de responsabilidad la agencia de viajes (...) pero desde el ámbito especial de la legislación invocada no puede eximirse de la responsabilidad solidaria que mayoristas y minoristas asumen en el marco de la organización de un viaje combinado como en el que nos encontramos".

En este caso, la sentencia ratificada consideraba que de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y la Ley 21/1995, de 6 de julio, reguladora de los viajes combinados, se deriva que las agencias de viajes tienen responsabilidad para con los usuarios que contratan sus viajes con ellos, pues no son meras intermediarias, aunque el incumplimiento de la prestación contratada sea de la compañía aérea, como en este caso de Iberia.

Para Francisco Javier, dos son las palabras que definirían la intervención de FACUA en la resolución positiva de su expediente: "buena y satisfactoria". "Tengo una satisfacción muy grande porque El Corte Inglés es una empresa muy poderosa y todo el mundo me decía que no tenía nada que hacer. Mi contacto con FACUA fue a través de un cuñado", explica el socio, a quien desde la Asociación se le han tramitado más reclamaciones.

Ya somos 198.337