Juan Garrido Cepeda, socio de FACUA

"Auna me cobró 400 euros por cancelar un servicio que no había contratado"

Tras la denuncia presentada por FACUA, el usuario pudo recuperar todo su dinero.

Juan Garrido Cepeda empezó a recibir facturas de Auna por un servicio de ADSL que él no había contratado, principalmente porque no dispone de ordenador en casa. Sin embargo, su mayor sorpresa fue cuando al anular el servicio, la compañía le cobró 407,16 euros por darse de baja antes de un año. Tras una denuncia presentada por FACUA, el usuario pudo recuperar su dinero.

El socio de FACUA recibió en su casa una llamada telefónica de Auna para ofrecerle un servicio gratuito de acceso a Internet que rechazó, "ya que no disponemos de ordenador en casa, y no lo íbamos a utilizar". Sin embargo, empezó a recibir facturas de Auna en las que se incluía una cuota mensual por un servicio de ADSL que supuestamente había contratado en febrero y que nunca había utilizado. Cuando reparó en la irregularidad se puso en contacto con el servicio de atención al cliente de la compañía para que subsanaran el problema.

Cuando Juan reparó en el incremento de su factura, Auna le había cobrado ya un total de 109,91 euros por un servicio de ADSL que el usuario había rechazado en su momento. La compañía siguió facturándole por este servicio, pese a las reiteradas llamadas del afectado, hasta que meses después el servicio fue anulado, "pero nos cobraron alrededor de 400 euros por darnos de baja antes de un año penalizándonos por algo que ni siquiera habíamos contratado".

El consumidor se puso entonces en contacto con FACUA, se hizo socio y empezó los trámites para recuperar su dinero. La Asociación interpuso una reclamación a Auna, sin recibir respuesta alguna. "En la Asociación me recomendaron solicitar un arbitraje de consumo, ya que la compañía no atendía a nuestras llamadas", y así procedió FACUA, que llevó el caso ante la Junta Arbitral Regional de Consumo, exponiendo el problema del usuario y solicitando que se le devolviera el dinero facturado por un servicio que no había sido ni contratado ni utilizado por él en ningún momento.

Finalmente, la compañía Auna contestó a la reclamación presentada por FACUA, anulando las facturas emitidas al afectado por el servicio de acceso a Internet y la baja del mismo, quedando el usuario libre de toda relación contractual con la empresa.

En palabras de Juan, "la actuación de FACUA ha sido perfecta en cuanto a tiempo y efectividad", y reconoce que "he quedado muy satisfecho con el trabajo realizado por la Asociación". Asimismo, recomienda a otros posibles afectados por este tema que se dirijan a FACUA para realizar cualquier tipo de reclamación, ya que "por una pequeña cuota anual, la Asociación ofrece muy buenos servicios de asesoramiento y atención a los socios".

Ya somos 198.026