Mario Reyes Yáñez, socio de FACUA

"Vodafone me intentó cobrar 4.000 euros por un servicio del que me informaron mal"

Le ofrecieron una modalidad de tarifa que era más cara de lo que se afirmaba en un principio.

En verano de 2006 el socio de FACUA Mario Reyes Yáñez acudió a una tienda Vodafone para solicitar un servicio que, durante sus próximas vacaciones en Francia, le permitiera contactar con su familia a través de Internet y enviarle fotografías al menor coste. En el establecimiento le aconsejaron que contratase para ello la Tarifa Plana 3G Premium, que ofrece 5 Gb, al precio de 59,00 euros más IVA mensuales y 0,50 euros por cada MB adicional. Mario insistió en que el servicio era para utilizarlo en el extranjero, y le reiteraron que no había ningún inconveniente, que el precio era el acordado y que funcionaba sin problemas en dicho país.

Pero tras utilizar el servicio en Francia, el usuario recibió facturas por un importe superior a los 4.000 euros. Al requerir a la compañía información sobre el tema, le indicaron que las condiciones de uso de la Tarifa Plana 3G Premium eran totalmente diferentes a las que le habían asegurado en la tienda, ya que al navegar desde el extranjero se aplican las tarifas de roaming acordadas por Vodafone con los operadores del país visitado, en su caso con el francés SFR. Así, le habían aplicado una tarifa de 5,00 euros por cada MB. Mario planteó una reclamación a Vodafone argumentando que las condiciones del servicio no se ajustaban a la información facilitada en la tienda donde lo contrató. La compañía, que le había dado de baja la línea por no pagar la factura, se limitó a cancelarle una pequeña parte de la facturación, 488,82 euros (421,40 euros más IVA), por lo que el usuario decidió poner el caso en manos de FACUA.

El equipo jurídico de FACUA demandó a Vodafone la anulación de la facturación dado que el usuario no había sido informado correctamente de las condiciones del servicio. La Federación argumentó que el artículo 13 de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, establece la obligación de que los productos y servicios deben incorporar "una información veraz, eficaz y suficiente sobre sus características esenciales", entre ellas el precio y las condiciones económicas de utilización.

El usuario entendía que no debía abonar el importe reclamado por la compañía señalando "me han engañado, además apenas usé el servicio pues no me hizo falta" y añade que "me llamaron para informarme de que el consumo era desorbitado, me cortaron la línea de Internet y querían cobrarme cuando la culpa fue de ellos".

Tras varios meses de negociación, FACUA ha logrado que Vodafone cancele el resto de la deuda objeto de la reclamación, otros 3.439,40 euros (2.965,00 euros más IVA) facturados por la utilización del servicio de acceso a Internet. La facturación de servicios que no se ajustan a las características facilitadas al contratarlos o a lo prometido en su publicidad, como el caso de Mario, es uno de los principales motivos de las reclamaciones que FACUA recibe en el sector de las telecomunicaciones.

Mario señala la impotencia de los consumidores ante las empresas de telecomunicaciones, "como no existen oficinas de atención al cliente de las compañías de teléfono no tienes dónde reclamar", "pensé que lo mejor era acudir a FACUA, ya la conocía y recomiendo a todos que vengan". "Ahora mi padre tiene un problema con un operador telefónico y hemos vuelto a recurrir a FACUA para solucionarlo".

Ya somos 190.852