FACUA advierte de que las piscinas andaluzas deben cumplir desde este año el Decreto que las regula

La Federación recuerda las medidas de seguridad, higiene y atención de reclamaciones que deben cumplir estos recintos.

Dentro de su campaña de información y asesoramiento a los consumidores sobre sus derechos en vacaciones, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) recuerda que el pasado febrero finalizó el plazo de adopción de las disposiciones establecidas en el Decreto de la Junta de Andalucía sobre piscinas de uso colectivo.

La valoración de FACUA respecto de esta normativa, aprobada en 1999, no puede ser del todo positiva, ya que no se han introducido medidas concretas encaminadas a la eliminación de barreras arquitectónicas, si bien es cierto que de la prohibición de la entrada de animales a las piscinas se excluye a los perros guías para invidentes.

La Federación valora también negativamente que los vestuarios sólo se mencionen de pasada sin hacer referencia a su carácter individual, su capacidad o infraestructura... Tampoco se menciona en la normativa la disposición de taquillas para guardar los objetos personales ni guardarropa común y vigilado.

FACUA considera positiva la ampliación del espacio disponible para cada usuario, ya que cada uno deberá disponer de dos metros cuadrados de superficie de agua y tres en el caso de las piscinas cubiertas (tres personas por cada dos metros cuadrados de agua y una persona por metro cuadrado en piscinas cubiertas en la anterior norma), con una mayor comodidad y seguridad para los bañistas.

En cuanto a los aseos, su limpieza deberá efectuarse tan frecuentemente como sea necesario para evitar riesgos sanitarios. El Decreto establece que deben limpiarse al menos una vez al día y que se debe disponer en todo momento de papel higiénico, toallas monouso, dosificador de jabón y agua corriente. Sin embargo, no se establece nada sobre la instalación de grifos con cierre automático que permitan el ahorro de agua.

FACUA ha elaborado el siguiente decálogo con recomendaciones para los usuarios de piscinas en el que informa de las medidas de seguridad e higiene que deben cumplir estos recintos y sus usuarios, así como de la vía para la tramitación de reclamaciones:

1. La piscina y su agua, los aseos, vestuarios y el resto de las instalaciones deben estar en perfectas condiciones higiénico-sanitarias. Los vestuarios y aseos deben estar bien ventilados y ser de material impermeable, liso y no resbaladizo, con paredes y suelos redondeados que permitan un completo y fácil lavado.

2. Los mareos y cortes de digestión son relativamente frecuentes en las piscinas, por lo que es conveniente esperar un tiempo después de comer y no cometer imprudencias que pudieran poner en peligro nuestra salud (un baño frío repentino después de un ejercicio violento o después de un acaloramiento).

3. Las piscinas públicas deben disponer de un botiquín de urgencia. Asimismo, debe haber una enfermería en las de aforo igual o superior a 450 personas y al menos un socorrista en las que tengan una superficie de agua de entre 200 y 500 metros cuadrados. A partir de esta superficie habrá un socorrista más por cada 500 metros cuadrados.

4. Debe haber al menos tantos salvavidas como escalerillas, nunca menos de dos. Deberán situarse en lugar visible y de fácil acceso para los bañistas.

5. No es conveniente entrar en la piscina si se padece o se ha padecido recientemente alguna enfermedad infecciosa. Tampoco deben introducirse en el agua personas con heridas, tiritas, infecciones en la boca, pelo sucio y, en general, cualquier infección cutánea. Hay que ducharse antes del baño.

6. Está prohibida la entrada al recinto de personas calzadas o en ropa de calle. Conviene utilizar unas chanclas playeras, ya que muchos de los hongos y herpes contraídos en los pies suelen venir por ir descalzos sobre el suelo sucio.

7. Si se tiene el cabello largo, conviene utilizar gorro de baño para evitar que se desprendan pelos que puedan molestar a otros bañistas.

8. Los alimentos no deben ser consumidos en el recinto de la piscina ni se deben arrojar desperdicios.

9. Si va acompañado de niños, présteles atención para evitar riesgos.

10. Si sufre algún problema y no le atienden correctamente, solicite una hoja de reclamaciones y, si en el plazo de diez días no obtiene respuesta o ésta no es satisfactoria, acuda a una Asociación de Consumidores y Usuarios, donde le asesorarán sobre sus derechos y la tramitación de su denuncia.

Ya somos 198.109