Carmen Muñoz Escudero, socia de FACUA

"La situación con Pixmanía era una pesadilla, dos meses reclamando y no me enviaban la cámara de vídeo"

La usuaria tuvo muchas dificultades para contactar con la empresa.

En diciembre de 2006, la socia de FACUA Carmen Muñoz Escudero adquirió una cámara de vídeo en Pixmanía, empresa que vende artículos electrónicos por Internet. En anteriores ocasiones la usuaria ya había comprado en dicha web, con el inconveniente de la demora en la entrega.

En esta ocasión, para efectuar el encargo le indicaron que debía realizar el ingreso de la cantidad a abonar mediante transferencia bancaria adjuntando el número de referencia del equipo.

La usuaria realizó el pertinente abono, pero por cuestiones técnicas no pudo adjuntar el número de referencia solicitado, por lo que se puso en contacto con la empresa para comunicarlo y evitar así cualquier problema en el pedido.

Tras cumplirse el plazo en el que debía recibir su cámara de vídeo, decidió dirigirse telefónicamente a la compañía para conocer el estado del envío de la mercancía.

Tras numerosas llamadas a una línea de pago consiguió contactar con un teleoperador que le indicó que en un par de días recibiría su cámara, un regalo para una fecha concreta que le aseguraron no se sobrepasaría. Días más tarde, volvió a contactar con Pixmanía pues no tenía noticias del artículo adquirido y le informaron que estaba pendiente de la transferencia.

Cansada de la peregrinación telefónica volvió a explicar que ésta se encontraba realizada, pero que no se le adjuntaba la referencia por problemas técnicos.

Para subsanar el problema, intentó remitir vía fax el comprobante del pago, pero el número que le habían facilitado nunca funcionaba.

Carmen continuó teniendo problemas con la entrega de la mercancía, la fecha para la que había adquirido el regalo ya había pasado y seguía sin noticias de la cámara de vídeo. "Decían que no habían recibido la transferencia" o "que en dos días llegaría el pedido y nunca llegaba".

"La situación era una pesadilla, llevaba más de dos meses reclamando y no conseguía nada". En vista de que no se llegaba a una solución por parte de la empresa, Carmen decidió asociarse a FACUA.

A partir de ese momento los problemas empezaron a solucionarse. "FACUA planteó la reclamación y en un par de días recibimos varios correos electrónicos de Pixmanía. Nos solicitaron los datos bancarios para realizarnos la transferencia de devolución del importe. Fue rapidísimo, no me lo podía creer".

Ya somos 203.789