La Comisión Europea da un plazo de cuatro meses a las compañías aéreas para corregir las irregularidades en sus web

Siete de once webs de aerolíneas investigadas en España <i>"confunden"</i> al consumidor al comprar su billete.

El 50% de los sitios web de aerolíneas europeas investigadas "presentan irregularidades" al "confundir" al consumidor a la hora de comprar su billete de avión por falta de claridad en aspectos como el precio final del billete o las condiciones sujetas al mismo, según un estudio de barrido elaborado por la Comisión Europea en colaboración con las autoridades nacionales competentes de consumo de quince países comunitarios -incluido España- y Noruega. En el caso de España, el estudio releva que de once sitios investigados, siete presentaban irregularidades.

La comisaria de Consumo y Salud, Meglena Kuneva, calificó de "decepcionantes" los resultados del estudio, impulsado para determinar si los sitios web de aerolíneas europeas respetan la legislación comunitaria en materia de protección de los derechos del consumidor, y que hoy presentó en rueda de prensa. A su juicio, la investigación confirma que "hay todavía demasiadas compañías que o bien no conocen los requisitos lo suficiente, son descuidadas o, simplemente, buscan confundir a los consumidores". Adelantó que ya hay programados para 2008 tres estudios de barrido adicionales.

"Descubrimos que alrededor del 50% de los sitios web de venta de billetes de aerolíneas están defraudando actualmente a los consumidores", reconoció, al tiempo que reclamó que "los consumidores se merecen conocer los precios (de billetes de avión que compran) de forma clara y justa y sin encontrarse sorpresas en la letra pequeña de las condiciones del contrato" de compra.

Los principales problemas, resumió Kuneva, son los anuncios de "precios que confunden", que "no sólo impiden al consumidor escoger estando informados, sino que distorsionan la competencia del mercado y ralentizan el crecimiento" -problema detectado en doce de los dieciséis países que participaron en la investigación-, y los relacionados con los términos del contrato poco "injustos" o no disponibles, que afectan especialmente a ocho países.

Según explicó Kuneva, las principales irregularidades descubiertas incluyen "billetes anunciados como gratis cuando el precio final no es gratuito una vez que se añaden las tasas y cargos" adicionales, "billetes anunciados a 20 euros en la primera página y, al mismo tiempo, todos los impuestos, tarifas y tasas aeroportuarias obligatorias se añaden cinco páginas más alante, mientras que el precio total supera los 100 euros".

Pero también, "billetes anunciados a bajo precio para los que no se pueden reservar vuelos, términos de contrato sólo disponibles en lengua extranjera" o "servicios adicionales como seguros incorporados automáticamente en la casilla donde el consumidor siempre tiene libertad para elegir", enumeró.

Cuatro meses de plazo

Explicó que no revelará "los nombres de las compañías afectadas" para no "avergonzarlas" con el objeto también de darles un plazo de cuatro meses, hasta enero de 2008, para presentar sus alegaciones y corregir las deficiencias que sus sitios web presentan. "Hago una clara advertencia hoy a estas compañías para que tomen acción lo antes posible y pongan en orden las cosas", incidió.

De lo contrario, las compañías notificadas que "hacen la vista gorda" y no cumplen con la normativa comunitaria que protege al consumidor frente a anuncios abusivos y condiciones injustas en los contratos de compraventa se enfrentarán a "sanciones" como multas o, incluso, el cierre de sus webs, advirtió.

"Una vez que expire la fecha límite, no dudaré en nombrar y avergonzar a las compañías, en casos en los que se requiere una acción legal si insisten en violar la ley", agregó."La naturaleza de las sanciones puede variar de país a país comunitario, pero habrá sanciones en todos los países", aclaró. En países como Francia y España, apuntó, las compañías podrían enfrentarse al "cierre" de sus páginas.

En total, 447 páginas electrónicas de aerolíneas europeas, tanto regulares como de bajo coste, fueron analizadas, de las cuales 226 presentaron irregularidades, es decir, más de la mitad de los casos investigados. Se trata de la primera investigación de esta naturaleza impulsada por el Ejecutivo comunitario, centrada en indagar tres aspectos fundamentales: si las compañías aéreas facilitan en sus sitios web un precio claro, condiciones claras sujetas a la oferta de venta y términos del contrato justos, aspectos que pronto quedarán regulados en un proyecto de ley comunitaria.

En cuanto al primer aspecto analizado, Kuneva subrayó la necesidad de que las aerolíneas "faciliten una indicación clara del precio total" y no del precio anunciado en primera instancia en la web, de tal manera que incluya "los costes adicionales por impuestos, reserva o tasas por el uso de la tarjeta de crédito" aspectos que "deben estar claramente indicados desde el principio y no en las etapas posteriores de la reserva" y compra de billetes, recalcó.

Cualquiera de las "condiciones sujetas a la oferta" de venta y, especialmente en lo referente a "limitaciones de la disponibilidad de la oferta, deben estar indicadas", añadió. "Los precios y ofertas especiales inducen a los consumidores a empezar un proceso de reserva de billete cuando en realidad sólo hay un número muy limitado de plazas disponibles bajo los términos de la oferta", criticó Kuneva.

Por último, la investigación se centró en evaluar que las compañías aéreas anuncian de forma "justa" las condiciones sujetas al contrato de compraventa de billetes de avión. "Los términos generales del contrato deben estar claramente indicados, ser de fácil acceso y justos" en los sitios web de las aerolíneas, aseguró Kuneva. Tachó como "prácticas injustas", por ejemplo, el añadir a la oferta "un seguro obligatorio" o el caso en que, no siendo obligatorio, "son los consumidores los que tienen que de forma explícita tachar la cláusula de seguro". "Los términos y condiciones del contrato deben estar disponibles en la lengua del consumidor", agregó, aspecto que "constituye un requisito en la legislación francesa".

Precisamente, explicó Kuneva, serán las autoridades nacionales de consumo las encargadas de analizar ahora los sitios web de aerolíneas afectadas en sus países y "tomarán medidas apropiadas para garantizar que los sitios web son corregidos o cerrados". Las autoridades de consumo nacionales investigarán los casos nacionales, mientras que en los casos transnacionales (63 detectados de los 226 casos irregulares), éstas colaborarán con sus homólogas de otros países comunitarios afectados a través del Centro de Protección del Consumidor (CPC).

España

En España, el Instituto Nacional del Consumo (INC) detectó billetes anunciados como gratis al no incluir las tasas aéreas en los sitios en Internet de Ryanair y Vueling. En otros cuatro casos (Ryanair, Iberia, Spanair y Vueling) se localizaron ofertas ventajosas desde un precio inicial que no se da en ningún ejemplo de búsqueda. Por último, se detectaron zonas geográficas que no se corresponden con los aeropuertos de partida y llegada en eDreams.

Ya somos 198.334