La Audiencia de Barcelona obliga a Sanofi Aventis a indemnizar a tres afectadas por los efectos adversos de Agreal

El fármaco para la menopausia, que acabó siendo retirado del mercado, les produjo efectos secundarios no previstos en el prospecto.

La Audiencia de Barcelona ha ratificado la sentencia de una juez de la capital catalana que en octubre de 2006 condenó al laboratorio farmacéutico Sanofi Aventis, fabricante del medicamento para la menopausia Agreal, a indemnizar con un total de 19.674 euros a dos afectadas por los efectos adversos del fármaco y a la familia de una mujer de Málaga que se suicidó tras tomar el medicamento.

La Sección Decimonovena de la Audiencia desestima así los recursos presentados por Sanofi Aventis y por las demandantes, y hace firme la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 12 de Barcelona. Así, el laboratorio no deberá indemnizar a las otras quince mujeres que iniciaron el primer proceso en su contra, procedentes de varios puntos de España -una de ellas de Barcelona-, que reclamaban cantidades que sumaban más de un millón de euros.

La juez de primera instancia consideró que Agreal provocó daños en la salud física y psíquica de Josefina M.V. -de 64 años-, Carmen M.F. -de 45-, e Isabel P.V. -que se suicidó en 2005 con 53 años-, ya que el consumo del medicamento les produjo efectos secundarios que no estaban previstos en el prospecto con el que se comercializó en España hasta septiembre de 2005, cuando fue retirado del mercado por la Agencia Española del Medicamento.

La magistrada señaló que el prospecto "no era completo", aunque consideró que ello no significa, "necesariamente, que todas y cada una de las pacientes que hayan ingerido Agreal hayan sufrido reacciones adversas no previstas". Según su sentencia, la mayoría de las demandantes documentó de forma "insuficiente" los supuestos daños que les había provocado el medicamento.

Sin embargo, la Audiencia recuerda que en los tres casos estimados las afectadas aportaron "abundante y detallada" documentación médica que debe añadirse a la prueba pericial y testifical practicada en el juicio. La Sala considera que las pruebas aportadas son "suficientes" para establecer la relación de causalidad entre la ingesta del medicamento y los efectos sufridos por estas tres mujeres.

Depresión y síndrome de abstinencia, entre otros

Josefina M.V., que será indemnizada con 7.531 euros, tomó el fármaco durante cuatro años y, mientras tanto, padeció movimientos involuntarios de boca y del pie izquierdo y una depresión severa que requirió tratamiento psiquiátrico. La mujer sufría también discinesia tardía bucolingual -falta de control de la lengua-, "precisamente, una de las reacciones adversas no previstas en el prospecto".

Carmen M.F. estuvo tomando el fármaco durante un año y, a debido a ello, sufrió temblores y una depresión. En este caso, la juez tuvo en cuenta que los síntomas mejoraron en 2004 gracias a un tratamiento adecuado y, por ello, consideró que el laboratorio demandado debía indemnizar a la afectada con 5.271,52 euros.

En cuanto a Isabel P.V., padecía una profunda depresión y se suicidó en 2005 tras estar cinco años tomando Agreal. La juez destacó como algo "verdaderamente relevante" que la mujer no pudiese dejar de tomar Agreal, "pese a los reiterados intentos del médico que la trataba", pero señaló que Sanofi Aventis no es responsable de su "trágico final", ya que su muerte fue "una decisión propia".

No obstante, en la propuesta de nuevo prospecto que presentó Sanofi Aventis para su aprobación se incluía el síndrome de abstinencia como posible efecto adverso y, por ello, la juez consideró que el laboratorio debía indemnizar a la familia de la fallecida con 6.871,5 euros por los daños morales.

Análisis "crítico" y "detallado" de la juez

La Audiencia de Barcelona señala en su sentencia que en la resolución apelada se van analizando los síntomas que presentaban las demandantes y la ingesta que realizaron del medicamento, y que "se han fijado claramente los puntos necesarios para establecer las relaciones causa-efecto". "Si de algo pecara la sentencia sería de un análisis crítico, detallado y completo", añade.

En lo que respecta a las otras demandantes, la Sala ratifica el fallo de la juez porque efectuó una "pormenorizada" y "exhaustiva" valoración de la prueba para denegar las indemnizaciones y, además, las recurrentes no han aportado otra prueba o indicio que permita "siquiera cuestionar mínimamente" la decisión de la magistrada.

Ya somos 190.823