Las máquinas expendedoras deberán tener un cartel que indique al consumidor cómo puede reclamar

Es una de las novedades de la nueva normativa autonómica que está ultimando la Junta sobre las hojas de reclamaciones.

Las máquinas expendedoras de todo tipo -bebidas, alimentos- tendrán que tener un cartel en el que se indique el lugar al que el consumidor puede dirigirse para presentar una hoja de reclamaciones, lo que constituye una de las novedades de la nueva normativa autonómica sobre las hojas de reclamaciones que está ultimando la Junta y que, además, creará el libro de reclamaciones electrónico.

Según indicó la Junta en una nota, las empresas propietarias de dispositivos automáticos de venta tendrán que colocar un cartel en una parte de las máquinas expendedoras perfectamente visible para el usuario con los datos necesarios para que el usuario pueda presentar una reclamación. Esta medida "facilitará al consumidor el ejercicio de sus derechos en caso de tener un problema o considerar que el servicio que se le presta es deficiente".

La nueva reglamentación autonómica se ha presentado en el marco del I Congreso Andaluz de Consumo, que durante dos días ha reunido a más de 700 asistentes procedentes de asociaciones de consumidores, administraciones y del sector empresarial de la Comunidad Autónoma, además de representantes de otras diez comunidades y de Melilla.

Los responsables de las empresas están obligados a entregar el impreso de la hoja de reclamaciones de la Junta "de forma inmediata y totalmente gratuita" al consumidor que la pida. La presencia del sistema telemático no exime del formato tradicional, que sigue siendo obligatorio, en previsión de que el usuario no tenga dirección de correo electrónico o prefiera la vía convencional.

En cuanto a la hoja de reclamaciones electrónica, la Junta precisó que ésta supone un complemento a la tradicional de papel y con ella el consumidor podrá tramitar su queja en formato telemático o descargarse el documento desde la página web de la Consejería de Gobernación y presentarla en el establecimiento con el que se haya tenido un conflicto, que deberá terminar de rellenar el formulario con sus datos y quedarse con una copia.

Las empresas que tengan la vía telemática de reclamación podrá ofrecer al consumidor un ordenador con conexión a Internet para que rellene el formulario. De esta forma, se logra agilizar la tramitación de las reclamaciones, ya que el consumidor obtendrá la respuesta de la empresa a través de correo electrónico y, si no está de acuerdo con ella, podrá remitirla a los servicios de Consumo de la Junta de Andalucía con un clic de ratón.

Además, el sistema informático que se habilitará para la presentación de las quejas emitirá un acuse de recibo, de forma que el consumidor tenga la certeza de que el envío ha llegado a su destinatario.

Las empresas deberán solicitar a la Junta de Andalucía poder contar con la hoja de reclamaciones electrónica y aquellas que se adhieran estarán en un registro público con sus direcciones de correo electrónico.

En cuanto a los plazos, el nuevo marco normativo obliga a que la firma reclamada conteste al consumidor en diez días, con independencia del reglamento del sector al que pertenezca, equiparando así en obligaciones a todos los empresarios, puesto que en la actualidad existen ámbitos en los que los plazos de respuesta son más amplios.

Asimismo, se detallará el procedimiento y los criterios que deben aplicar las administraciones -Junta de Andalucía y oficinas municipales de información al consumidor-, estableciendo como principio básico a la hora de gestionar una queja, se haga en la provincia de residencia del reclamante, con el objetivo de "hacer el trámite más sencillo para el consumidor".

I Congreso Andaluz de Consumo

El I Congreso Andaluz de Consumo, en su segunda jornada, acogió mesas redondas y presentaciones sobre muchos otros temas, tales como el papel empresarial en la sociedad de consumo, con la intervención de la Confederación de Empresarios de Andalucía; la protección de los intereses económicos de los consumidores, con el pronunciamiento de un representante del Banco de España, entre otros.

Ya somos 191.343