FACUA desaconseja el uso de teléfonos móviles a niños y adolescentes

La Federación presenta la campaña <i>Móviles y Salud: Algunos datos que los consumidores deben conocer</i>.

Utilizar el teléfono móvil sólo para conversaciones cortas y siempre que sea imposible hablar a través de un fijo, no usarlo hasta al menos los dieciséis años, alejarlo de tejidos y zonas sensibles y comprar el modelo de menor potencia. Son algunas de las recomendaciones que hace la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) en su campaña Móviles y Salud: algunos datos que los consumidores deben conocer, que ha puesto en marcha en las ocho provincias andaluzas a través de la edición de publicaciones y carteles, la elaboración de un amplio informe y el envío de cartas a los ayuntamientos para que restrinjan la instalación de antenas repetidoras.

FACUA denuncia que los gobiernos han dado carta blanca a la industria de la telefonía móvil para comercializar sus aparatos y llenar las ciudades con sus antenas repetidoras sin conocer los efectos de sus radiofrecuencias sobre la salud. En la actualidad, advierte la Federación, hay cientos de estudios sobre el tema y no existe consenso en la comunidad científica sobre la inocuidad o nocividad de los móviles y sus antenas.

FACUA advierte que las conclusiones de los estudios realizados hasta la fecha indican desde la falta de peligro de las radiaciones de la telefonía móvil hasta su relación con la aparición de tumores cerebrales, pasando por los que hablan de la necesidad de establecer diferentes límites a la potencia de las antenas y teléfonos y los que señalan la aparición de estrés, alteraciones en el sistema inmunológico, dolores de cabeza o pérdidas de memoria como consecuencia de la exposición a estas ondas electromagnéticas.

Ante la falta de datos concluyentes, FACUA demanda la aplicación del principio de precaución, que debe ir encaminada a poner medidas restrictivas a la instalación de antenas repetidoras en las zonas habitadas de los municipios, a obligar a las compañías de telefonía móvil a que compartan el espectro radioeléctrico para no aumentar el grado de emisiones de ondas electromagnéticas y a imponer a los fabricantes de teléfonos móviles a reducir al mínimo posible los niveles de radiación de sus aparatos.

Asimismo, la Federación recomienda a las comunidades de propietarios que no autoricen la instalación de antenas repetidoras en sus edificios y recuerda que, según la Ley de Propiedad Horizontal, este tipo de decisiones deben aprobarse por unanimidad si la azotea tiene un uso en el inmueble.

En relación a la utilización de los teléfonos móviles, y tomando como referencia estudios como el Informe Steward, realizado por encargo del gobierno británico, o el denominado Los teléfonos móviles, sus estaciones base y la salud, del gobierno francés, FACUA aconseja a los consumidores que limiten en lo posible el uso de estos aparatos como precaución frente a sus posibles efectos perjudiciales.

La Federación ofrece estas recomendaciones y advertencias sobre el uso de teléfonos móviles:

- No es recomendable que los niños y adolescentes menores de 16 años utilicen teléfonos móviles, ya que si las radiofrecuencias de la telefonía móvil provocasen efectos nocivos para la salud, éstos serían más vulnerables a ellos que los adultos, dado que sus cráneos son más delgados y absorben más fácilmente las radiaciones.

- El móvil sólo debe utilizarse para conversaciones cortas y siempre que sea imposible establecer la comunicación mediante un teléfono fijo.

- Cuanto más alejado esté el móvil de la oreja al hablar, menores serán las radiaciones absorbidas por el cerebro.

- Durante la noche y cuando no se esperen llamadas, el móvil debe estar apagado.

- En los lugares con poca cobertura, el móvil incrementa notablemente la radiación recibida.

- El móvil debe mantenerse alejado de los tejidos o zonas sensibles, como el vientre de las embarazadas o el aparato reproductor de los adolescentes.

- Al comprar un móvil, es recomendable elegir el modelo de menor potencia posible para reducir los efectos térmicos de la absorción de las radiaciones. Aunque esta información todavía no es obligatoria en España, puedes solicitársela a los fabricantes y, si no te la facilitan, no compres ningún teléfono de su marca. Recuerda que aunque la recomendación de la UE indica un límite de 2 W/kg en la tasa de absorción específica (SAR) localizada en cabeza y tronco para todos los campos electromagnéticos, es fácil encontrar aparatos con un SAR de menos de 0’3 W/kg.

- No utilices el teléfono móvil mientras conduzcas, ya que por motivos no necesariamente relacionados con sus radiaciones perderás la atención en la carretera, pudiendo provocar un accidente de circulación. Si te es imprescindible realizar la llamada, detén el vehículo.

Ya somos 191.231