El Gobierno aprueba un plan para triplicar hasta 2015 la reutilización de aguas depuradas

En ningún caso podrán usarse para el consumo humano, en la industria alimentaria, ni en instalaciones hospitalarias.

Con el objetivo de progresar en una "nueva política del agua basada en una gestión más moderna y eficiente de los recursos", el Gobierno ha aprobado un plan en Consejo de Ministros, que fija como objetivo primordial triplicar la cantidad de aguas depuradas reutilizadas en el horizonte de 2015. Si bien este tipo de aguas servirán para distintos fines, el nuevo Real Decreto prohíbe determinados usos que presentan riesgos para la salud y el medio ambiente, como el consumo humano, su uso en la industria alimentaria, o su consumo en instalaciones hospitalarias.

Hoy en día, tan sólo se reutilizan entre 400 y 450 hectómetros cúbicos sobre el total de 3.400 hectómetros cúbicos disponibles de aguas residuales, por lo que el Ministerio de Medio Ambiente ha decidido desarrollar un plan de actuaciones para ahorrar en recursos, que tras su aprobación permitirá "liberar agua de mejor calidad para otros usos".

De esta forma se pretende "desarrollar una política del agua basada en una gestión más moderna y eficiente de los recursos", definiendo el concepto de reutilización, introduciendo la denominación de aguas regeneradas, determinando los requisitos necesarios para llevar a cabo la actividad de utilización regeneradas, e incluyendo disposiciones relativas a los usos admitidos y exigencias de calidad precisas en cada caso.

Así, el nuevo Real Decreto define el concepto de reutilización como "la aplicación, antes de la devolución al dominio público hidráulico y al marítimo-terrestre para un nuevo uso privativo de las aguas que han sido utilizadas, de los procesos de depuración establecidos en la correspondiente autorización de vertido y los necesarios para alcanzar la calidad requerida en función de los usos a los que se va a destinar". El Gobierno quiere "potenciar el desarrollo sostenible, proporcionando un recurso escaso y necesario, como es el agua", para lo cual se ha fijado como objetivo triplicar la cantidad de aguas reutilizadas en el horizonte de 2015.

Usos y prohibiciones

En cuanto a los requisitos necesarios para llevar a cabo la actividad de utilización la medida contempla la necesaria concesión administrativa, salvo en el supuesto de que la reutilización fuera solicitada por el titular de una autorización de vertido de aguas residuales, caso en el que únicamente se requerirá la autorización administrativa.

Entre los múltiples usos que podrá darse a este tipo de recursos se encuentran los urbanos, agrícolas, industriales, recreativos y ambientales, aunque resultará imprescindible que el organismo dé cuenca solicite a las autoridades sanitarias un informe de carácter vinculante. Sin embargo, se prohíbe el consumo humano de las mismas, aunque con salvedades relacionadas con situaciones de urgencia, su uso en la industria alimentaria, así como en instalaciones hospitalarias y en el cultivo de moluscos filtradores en acuicultura.

A través de la nueva iniciativa a la que el Ejecutivo ha dado su visto bueno, se modifica parcialmente el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, aprobado en abril de 1986, y que había quedado obsoleto.

Ya somos 203.747