COAG pide al Gobierno reforzar el control en la frontera de las importaciones hortofrutícolas

Tras el incumplimiento de los contingentes establecidos para la importación de tomate por parte de Marruecos a la UE durante la pasada campaña.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha pedido, en un encuentro mantenido ayer con el secretario general de Comercio Exterior, Alfredo Bonet, el reforzamiento de la frontera para controlar las importaciones hortofrutícolas de terceros países como Marruecos, tras el incumplimiento de los contingentes establecidos para la importación de tomate por parte del país africano a la Unión Europea durante la pasada campaña, informó la organización agraria en un comunicado.

COAG utilizó los datos de la Dirección General de Fiscalidad y Unión Aduanera de la Comisión Europea para avalar las denuncias realizadas acerca de la superación del contingente de tomate de Marruecos. Las importaciones del país africano realizadas durante la campaña 2006/07 alcanzaron, según la organización agraria, las 251.589 toneladas, lo que implica 16.259 toneladas más sobre el contingente preferencial establecido en 235.330 toneladas para dichas importaciones entre los meses de octubre de 2006 y mayo de 2007.

En la reunión también se abordó, entre otras cuestiones, el sistema de precios de entrada y su gestión. COAG expuso "la complejidad y falta de eficacia" de este mecanismo, comprobado con el caso del tomate, que impide "un control exhaustivo y correcto" de las importaciones y "debilita" la protección en frontera.

El sindicato consideró que es necesario mejorar dicho sistema, así como aportar una mayor transparencia respecto al pago de los derechos de aduana adicionales que los exportadores han de satisfacer cuando las mercancías se venden por debajo del precio de entrada preferencial.

En este sentido, y en el marco de las negociaciones en materia comercial con los países del norte de África, COAG indicó que la liberalización de los intercambios agrícolas en el Mediterráneo tendrán impactos "muy negativos" en el sector hortofrutícola y en determinadas regiones ligadas a éste.

"Por ello, es imprescindible evitar las concesiones relativas a productos que tienen la misma estacionalidad que los comunitarios y defender el mantenimiento de los productos considerados como sensibles", señaló el responsable estatal del sector de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora. "Es positivo que el Ministerio de Comercio no deje de prestar atención a la gravedad de este problema y sus consecuencias sobre los agricultores productores de tomate", añadió.

Ya somos 203.735