La CE propone nuevas medidas para lograr una mayor reducción de las emisiones industriales de CO2

La futura directiva reunificará en una sola siete normas existentes en la actualidad.

La Comisión Europea adoptó hoy una propuesta para simplificar y reforzarlas normas que ya existen en la UE para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de la industria que, en la práctica, supondrá ampliar el número de instalaciones afectadas y un sistema más riguroso de control y autorización de permisos.

Bruselas informó en un comunicado de que la futura directiva, que no estará lista hasta dentro de "varios años", reunificará en una sola norma las siete que existen en la actualidad, unificará el procedimiento en todos los países de la UE y reducirá las distorsiones entre las empresas que generan estas diferencias. También supondrá un ahorro en los costes de gestión.

El comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, explicó que se trata de establecer "normas claras y estrictas para garantizar que las instalaciones industriales cumplen los elevados parámetros medioambientales necesarios en toda la UE".

La actual Directiva relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación (IPPC) regula las emisiones de CO2 de la industria, evitando y controlando las emisiones a la atmósfera, al agua y al suelo de las instalaciones industriales de toda la UE.

Los Gobiernos europeos son los encargados de dar permisos a las industrias en base a la aplicación de las denominadas Mejores Técnicas Disponibles (MTD), que son las técnicas más efectivas para lograr un elevado nivel de protección ambiental, teniendo en cuenta los costes y los beneficios. Para hacer esta evaluación no solo se tiene en cuenta la tecnología utilizada, sino también el diseño de la instalación industrial, su construcción, la manera en la que opera y en que es mantenida.

Bruselas se refirió hoy a la "lamentable situación" por lo que respecta al cumplimiento de la directiva por parte de los Estados miembros, como demuestra que a mediados de 2006 solo lo hiciera el 50% de las 52.000 instalaciones industriales afectadas.

Para acabar con esta situación propone una norma "más clara y coherente" para reforzar la aplicación de las MTD, reducir las diferencias entre países y poner un mayor énfasis en la justificación de las condiciones establecidas en los permisos.

Más garantías

Los nuevos elementos que quiere introducir para ello son garantías deque los operadores de las instalaciones toman medidas apropiadas contra la contaminación, que no se provoca una contaminación significativa, que los desechos cuya producción no se puede evitar son almacenados de forma segura, que se utiliza la energía de manera eficiente, que hay prevención de accidentes y que sus consecuencias son limitadas y, por último, que el lugar vuelva a un estado satisfactorio al cierre de la instalación.

Asimismo, la propuesta de directiva establece límites mínimos de emisiones más estrictos para las grandes instalaciones de combustión y extiende su aplicación a las instalaciones de combustión medianas. Fija también normas mínimas para las inspecciones medioambientales y facilita la revisión de los permisos.

Según las estimaciones de Bruselas, la aplicación de la futura norma podría reducir las emisiones en las grandes instalaciones con unos beneficios que oscilarían entre 7.000 y 28.000 millones de euros anuales y que reducirían las muertes prematuras y los años de vida perdidos entre13.000 y 125.000, respectivamente.

También se espera una reducción de los gastos administrativos de las autoridades y de los operadores, de entre 105 y 255 millones de euros anuales.

Ya somos 191.166