Publicada en el BOJA

FACUA valora positivamente la Ley de Farmacia de Andalucía, aunque echa en falta aspectos importantes que demandó durante su elaboración

La Ley, que entrará en vigor a finales de enero, aboga por un modelo de farmacia como servicio sanitario de interés general.

La Federación de Consumidores en Acción de Andalucía-FACUA valora de forma positiva la nueva Ley de Farmacia de Andalucía, publicada hoy en el BOJA y que entrará en vigor el próximo 29 de enero, aunque echa en falta aspectos importantes que demandó durante la elaboración de la misma.

La Ley 22/2007, de 18 de diciembre, de Farmacia de Andalucía, defiende un modelo concreto de prestación farmacéutica basada en la planificación, en la regulación por la Administración y que responde a la idea de prestación sanitaria enmarcada en el ámbito del derecho a la salud de los ciudadanos y sujeta por tanto a una política de uso racional del medicamento. Todo ello frente a los aires liberalizadores que se imponen en otros países y que abogan por un modelo de farmacia basado en un mero negocio mercantil, sujeto únicamente a las reglas del mercado.

FACUA Andalucía valora muy positivamente que se haya incluido en la Ley la participación de los agentes sociales en Comisión Autonómica para el Uso Racional del Medicamento. Asimismo, la Ley recoge expresamente la participación de las organizaciones de consumidores en las actuaciones de formación e información al usuario sobre el uso racional del medicamento.

Carencias de la Ley

La Federación critica que la nueva Ley no haya incluido algunos aspectos demandados por la Federación durante la elaboración de la misma.

En este sentido, la Federación echa en falta que no se incluya en el texto normativo una definición de oficina de farmacia que se ajuste al concepto de establecimiento sanitario privado que presta servicios de interés público.

La Ley también ha obviado una regulación específica sobre la atención farmacéutica domiciliaria, aunque sí refleja que lo desarrollará reglamentariamente. FACUA Andalucía valora negativamente esta carencia ya que no se establecen los parámetros de funcionamiento de este tipo de prestación ni los derechos que asistirán a sus usuarios en cuanto a la calidad del servicio y a la información que deben recibir.

Otro aspecto que FACUA Andalucía considera de forma negativa es que no se regule la publicidad en los establecimientos de farmacia. La Federación critica que no se prohíba expresamente la publicidad en estos establecimientos porque choca con el concepto de uso racional del medicamento y con la idea principal que recoge la Ley, es decir, que el establecimiento farmacéutico no es un mero local comercial.

En este sentido, tampoco se ha regulado un catálogo de los productos que pueden ser vendidos en las farmacias y que deberían ser concretados, ya que al tratarse de un establecimiento sanitario y no meramente comercial no debería permitirse la venta de productos que no sean medicamentos o productos sanitarios o parafarmacéuticos.

La Federación critica también que, aunque se recogen los derechos y obligaciones de los usuarios y de los farmacéuticos, no se mencionan las de los médicos en relación a la prescripción farmacéutica. Este aspecto debería recogerse por ser estos profesionales formar parte activa en la política farmacéutica integral.

Por último, FACUA Andalucía no comparte el módulo de población mínimo establecido en la normativa para la apertura de oficinas de farmacia, y que se fija en 2.800 habitantes por establecimiento. En este sentido, considera excesiva esta cantidad y aboga por una cantidad menor de población para que la atención farmacéutica llegue a toda la población.

Ya somos 190.852