La exposición al humo ambiental de tabaco puede provocar la muerte de más de 1.200 personas cada año en España

Se acercarían a las 3.000 si se incluye la exposición en zonas de ocio, según un estudio de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y el Institut Català d'Oncologia.

Un estudio realizado por investigadores de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y el Institut Català d'Oncologia (ICO) y publicado en la publicación científica Tobacco control asegura que la exposición al humo ambiental de tabaco puede provocar en España la muerte de 1.228 personas cada año.

El humo ambiental de tabaco está asociado a efectos sobre la salud como el cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, trastornos respiratorios y otras patologías. El objetivo del estudio ha sido evaluar el número de muertos atribuibles a la exposición del humo ambiental del tabaco entre personas que nunca han fumado.

Hasta ahora, lo que más se había estudiado era el efecto del consumo de tabaco en los fumadores y sus consecuencias para la salud y es por ello que, ante la falta de datos a nivel nacional, se han tomado como base las tres encuestas de salud que exploran el tema, realizadas en Barcelona, Cornellà de Llobregat y Galicia.

El estudio calcula la mortalidad atribuible a la exposición al humo ambiental del tabaco desde una perspectiva conservadora, por lo que se han incluido personas que nunca han fumado, la exposición en casa y el trabajo -no en espacios de ocio-- y sólo en dos tipos de enfermedades, las cardiovasculares y el cáncer de pulmón.

Como resultado, el estudio refleja un mínimo de 820 muertes de mujeres que nunca han fumado y un mínimo de 408 de hombres que no habían fumado. Sumando los dos sexos, la mortalidad atribuible a la exposición al humo ambiental de tabaco se sitúa en un mínimo de 1.228 personas.

2.870 defunciones anuales contando zonas de ocio Según el tipo de enfermedad, el informe calcula un mínimo de 771 muertes de mujeres por dolencias cardiovasculares, y 348 en el caso de los hombres. En cuanto a cáncer de pulmón, el número mínimo de muertes atribuibles es de 49 mujeres y 60 hombres. Éstas son estimaciones mínimas, ya que si se incluyeran también la exposición al humo ambiental de tabaco en tiempo de ocio, la mortaldad podría aumentar hasta un mínimo de 2.870 defunciones anuales.

Estos datos del estudio muestran "el evidente problema de salud pública que supone la exposición al humo ambiental del tabaco", pese a que los investigadores esperan un descenso como consecuencia de la entrada en vigor de la ley antitabaco, especialmente en el ámbito laboral. Estudios recientes señalan que, actualmente, el 91% de los trabajadores declaran trabajar en entornos libres de humo.

Ya somos 198.329