Ford pagará reparaciones en unos veintidós millones de vehículos en EE.UU.

El pacto implica a prácticamente todos los vehículos Ford, Mercury y Lincoln fabricados entre 1983 y 1995.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) informa que el fabricante automovilístico Ford ha decidido pagar, en un acuerdo para cerrar una demanda colectiva, la reparación de los sistemas de encendido de unos 22 millones de coches y camionetas en EE.UU., según ha confirmado un portavoz del grupo.

Este pacto, que supone la reparación colectiva más extensa de la historia del automóvil, podría costarle a Ford unos 2.500 millones de dólares según los abogados de los demandantes, informa la agencia EFE, aunque la empresa considera que esta cifra es exagerada.

El acuerdo fue adoptado en Hayward (California) ante el juez que lleva el caso, iniciado por familiares de once víctimas mortales y treinta y un heridos que viajaban en vehículos Ford con un problema de encendido que puede causar una detención repentina de los motores.

Fabricados entre 1983 y 1995

El pacto implica a prácticamente todos los vehículos de las marcas Ford, Mercury y Lincoln fabricados entre 1983 y 1995, unos 22 millones de unidades.

Según Jeff Fazio, el abogado que representa a las víctimas, el convenio "es producto de años de negociaciones y otorga un remedio auténtico a millones de consumidores y empresas que son propietarios de los vehículos afectados en todo EE.UU.".

Richard Warmer, el representante legal de Ford, ha asegurado que los 2.500 millones de dólares son una cifra "desproporcionada" y añade que el acuerdo "no tendrá un efecto material en la situación financiera de la compañía".

Seis años de discusiones

Ford en un principio rechazó que el encendido de los vehículos diera problemas, pero ha reconocido que ha aceptado el acuerdo para cerrar el asunto tras seis años de discusiones.

Si el coste de 2.500 millones de dólares se confirma, sería uno de los más altos de la industria del automóvil, y para Ford constituye una nueva catástrofe en una serie de gastos millonarios por defectos en sus productos o dudas sobre su seguridad.

El segundo fabricante de automóviles del mundo gastó la pasada primavera unos 3.000 millones de dólares para reemplazar trece millones de neumáticos Firestone montados como equipo de serie en sus todoterrenos. En poco más de un año, Ford ha retirado 19,5 millones de neumáticos Firestone.

En varios documentos internos de la dirección del grupo, que fueron divulgados por la prensa de Detroit, altos ejecutivos de Ford admitieron que sus productos atravesaban por una profunda crisis de calidad de producción. Las ventas de Ford bajaron un 15% durante el último trimestre y las pérdidas financieras en el mismo período alcanzaron los 692 millones de dólares.

Ford despedirá hasta fin de 2001 a 5.000 empleados administrativos, que equivalen a un 10% de su fuerza laboral en América del Norte, y ha suspendido para este año la distribución de la mitad de sus dividendos a sus accionistas.

Ya somos 203.746