Las centrales nucleares notificaron 93 incidentes al CSN en 2007

El Consejo de Seguridad Nuclear achaca el aumento del 40% a la ampliación de los conceptos de notificación establecidos en la normativa.

Las centrales nucleares españolas notificaron noventa y tres incidentes en 2007, lo que supone un incremento del 40% respecto a los sesenta y seis registrados el año anterior, según el balance provisional de las notificaciones registradas por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), al que ha tenido acceso Europa Press.

A juicio del organismo regulador, 2007 puede ser considerado como un año "normal". "Más aún si se tiene en cuenta que en noviembre de 2006 entró en vigor la instrucción IS-10 de 25 de julio de 2006, por la que se ampliaron los conceptos de notificación", añade.

Del total de notificaciones, noventa y dos fueron calificadas con nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Notificables (INES), es decir, sin riesgo alguno para la seguridad, y una de ellas fue calificada con nivel 1 (anomalía que rebasa el régimen de explotación autorizados sin impacto en el entorno). Se trata del incidente registrado en la central Ascó II el 29 de mayo por el que se detectó que las bombas de agua de alimentación auxiliar de los generadores de vapor estaban por debajo de los límites de diseño para situaciones de accidente. Desde 1990, en España se han clasificado cuarenta y dos sucesos en niveles superiores al 0 (40 de nivel 1 y 2 de nivel 2).

Tres de cada cinco incidencias notificadas en 2007 se debieron a disparos automáticos del reactor y actuaciones de sistemas de seguridad y un 17% consistió en incumplimientos o superaciones de especificaciones de funcionamiento. Además, se registraron 12 paradas del reactor o reducciones de potencia no programadas.

El informe detalla también que el mayor número de sucesos mensuales se han producido en Otoño y Primavera, estaciones que coinciden con las paradas para recarga de combustible de las centrales de Santa María Garoña, Almaraz II, Ascó I, Cofrentes, Vandellós II y Trillo. El mayor número de sucesos ha sido notificado por la central de Ascó II (veinticuatro), mientras que el menor número de notificaciones ha correspondido a las centrales de Almaraz (cuatro) y José Cabrera (ninguna).

Por otro lado, respecto a otras instalaciones nucleares, se han comunicado cinco sucesos en la Fábrica de Elementos Combustibles de Juzbado (Salamanca), de los cuales uno fue clasificado como tipo 1. Se trata del incidente registrado el pasado 27 de septiembre y que todavía esta en investigación, cuando aparecieron pastillas cerámicas de uranio fuera de la fábrica, aunque dentro del recinto de instalación.

El pasado mes de diciembre, el CSN propuso al Ministerio de Industria la apertura de expediente sancionador por dos infracciones graves a Enusa (propietario de la fabrica de Juzbado), por el hallazgo de material fisionable fuera de la zona controlada y por demora en la comunicación del suceso al Consejo.

En el ámbito de las instalaciones radiactivas y de transporte, fueron notificados treinta sucesos. Un 10% de estos incidentes tuvo que ver con pérdida, desaparición, sustracción o localización de equipos y fuentes radiactivas y un 33% se debió a fallos de los equipos o de la operación.

El más importante de todos los sucesos, que se catalogó como 3 en la escala INES (incidente importante con efectos para la salud del trabajador) se produjo el pasado 22 de octubre en la delegación de la empresa SGS Tecnos de Zamudio (Vizcaya), cuando un trabajador sufrió una sobreexposición accidental, con superación de límites de dosis permitida, mientras realizaba operaciones de gammagrafía, debido al uso de un búnker de radiografiado en condiciones de seguridad deficientes.

El pleno del CSN acordó también en diciembre remitir a la Consejería de Industria de la Comunidad de Madrid (lugar de la sede de la empresa) la propuesta de apertura de expedientes sancionador por infracción muy grave.

Ya somos 198.487