Bernat Soria descarta que la reforma de la ley del aborto "esté en la agenda política"

Indica que la prioridad del Gobierno es garantizar en todo momento que la interrupción voluntaria del embarazo se preste en las mejores condiciones posibles y con la máxima seguridad.

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, aseguró el sábado en Barcelona que no le consta que la reforma de la ley del aborto "esté en la agenda política" y añadió que la prioridad del Gobierno es "garantizar en todo momento" que la interrupción voluntaria del embarazo "se preste en las mejores condiciones posibles y con la máxima seguridad para las ciudadanas".

En referencia a los casos de abortos ilegales, aseguró que se trata de "presuntos casos de incumplimiento de la ley" y señaló que "la justicia tiene que seguir su camino".

Soria mostró su "sorpresa" de que "algo que viene pasando en España desde hace 20 años salga con esta virulencia a dos meses de las elecciones". Aseguró que en todo momento, tanto el Gobierno central como la Generalitat, han "preservado la salvaguarda" de este servicio.

Explicó que datos sobre abortos apuntan que existe "un aumento progresivo ligado a un aumento de la población" y puntualizó que se produjo un "aumento notable" durante el gobierno del PP. Afirmó que Madrid "es la comunidad en la que más han aumentado los abortos en España".

Células madre

Soria hizo estas declaraciones poco antes de participar en el encuentro organizado por la Europea Science Foundation, que durante esta semana reúne en la capital catalana a reconocidos científicos especializados en células madre -y que también se encargó de clausurar-, al que asistió la consellera de Salud de la Generalitat, Marina Geli.

El ministro, que en los últimos años ha trabajado como director del Centro Andaluz de Medicina Regenerativa (Cabimer), indicó que las últimas investigaciones en este campo "apuntan a que en un futuro, ni muy próximo ni muy lejano, habrá aplicaciones científicas para atacar situaciones que hasta ahora no tenían atención terapéutica adecuada".

En torno a la controversia ética que este tema genera, el ministro señaló que "siempre que se ha producido un avance en medicina ha habido un debate", y se refirió a asuntos como el uso de la anestesia o los transplantes.

Recordó que "ciudadanos con sotana decían no a la anestesia", sobre todo en el caso del parto, y aseveró que estas discusiones de dimensión ética ya se han diluido. En este sentido, afirmó que el debate "no debe interrumpir" las investigaciones y que éstas se hacen "buscando la máxima seguridad para el paciente".

Ya somos 203.748