Bruselas se declara "preocupada" por los precios de los mensajes de texto y la transmisión de datos

Señala que España es el país de la UE donde son más altas las tarifas de itinerancia para los mensajes de texto.

La Comisión Europea se declaró ayer "preocupada" porque los precios del roaming para los mensajes de texto y la transmisión de datos siguen siendo excesivamente altos y advirtió de que antes de finales de año decidirá si es necesario fijar por ley un tope a las tarifas de estos servicios como ya se ha hecho para el uso del móvil en el extranjero.

El Ejecutivo comunitario reaccionó así a la publicación por parte del Grupo de Reguladores Europeo (que reúne a las autoridades de telecomunicaciones de los Veintisiete) del primer informe que analiza el impacto de la norma comunitaria sobre roaming, que entró en vigor en junio de 2007. En general, los precios de la itinerancia internacional han tendido a bajar. El reglamento no cubre los SMS ni la transmisión de datos, cuyas tarifas no han disminuido pese a las amenazas de Bruselas.

"Sigo estando preocupada por los precios de los SMS o de los servicios de transmisión de datos en itinerancia. Vigilaremos muy de cerca la evolución en estos servicios y responderemos de manera apropiada antes de finales de 2008", dijo la comisaria responsable de Sociedad de la Información, Viviane Reding, en un comunicado.

El informe de los reguladores destaca que las tarifas de mensajes de texto y transmisión de datos "se mantienen altos y divergen de un Estado miembro a otro".

España es el país de la UE donde son más altas las tarifas de itinerancia para los mensajes de texto y además los precios han aumentado durante el periodo cubierto por el informe desde 49 a 53 céntimos por SMS. A continuación, pero a gran distancia, se sitúan países como Dinamarca o Países Bajos, que están en el entorno de los 40 céntimos. Los precios más baratos de media para los SMS se encuentran en Chipre, Estonia, Lituania, Eslovenia y Malta.

En cuanto a la transmisión de datos, las tarifas más altas corresponden a Bulgaria, Italia, Luxemburgo, Polonia y Eslovenia, mientras que España está en la parte media de la clasificación.

El estudio cubre un periodo de seis meses entre abril y septiembre de 2007, por lo que sus conclusiones son todavía provisionales ya que la eurotarifa para el roaming de llamadas no empezó a aplicarse automáticamente hasta el 30 de septiembre. La tarifa media en Europa para las llamadas de móvil en el extranjero cayó de 69 a 62 céntimos de euro por minuto, mientras que el precio de las llamadas recibidas se redujo de 34 a 30 céntimos.

España es el único país de la UE en el que, durante este periodo, no se recortó el precio de las llamadas realizadas, que se situó en torno a los 68 céntimos. Sí que bajó ligeramente el coste de las recibidas, aunque hasta los 37 céntimos, por encima de la media. El informe incluye los datos de 150 operadores, entre ellos los españoles Telefónica, Vodafone, Orange, Yoigo y Euskaltel.

Segundos y no minutos

La Comisión expresó además su preocupación por el hecho de que en la mayoría de países las compañías telefónicas facturen las llamadas en itinerancia por minutos y no por segundos, lo que las encarece un 20%, según sus datos. La legislación española prohíbe los redondeos al alza en la facturación.

Ya somos 203.755