FACUA y Al-Andalus advierten que la nueva tasa de los carburantes puede convertirse en una excusa del Gobierno central para reducir los presupuestos de la Sanidad Pública

Ambas federaciones denuncian que la política de incrementar los impuestos indirectos sólo beneficia a los sectores más pudientes de la población.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) y la Federación Andaluza de Consumidores y Amas de Casa, Al-Andalus, denuncian que la nueva tasa con la que el Gobierno de la Nación pretende gravar los carburantes al inicio del próximo año puede convertirse en una excusa para no aumentar, e incluso reducir, los presupuestos destinados a la mejora de la Sanidad Pública.

El Gobierno pretende que las cantidades recaudadas por un impuesto indirecto sirvan para sufragar los gastos de la Sanidad Pública, lo que para ambas federaciones es una medida que sólo beneficiará a los sectores más pudientes de la población. Y es que la Sanidad no puede financiarse a través de impuestos indirectos, que además afectan por igual a todos los usuarios, sino de impuestos directos que permiten que los ciudadanos con mayor poder adquisitivo paguen más que los menos pudientes.

FACUA y Al-Andalus valoran de forma positiva el rechazo del Gobierno andaluz a esta nueva tasa y el anuncio de la no aplicación del tramo de hasta el 1,5% que el Ejecutivo central permitirá a las comunidades autónomas.

Parece que se trata de que los ciudadanos paguemos dos veces, una a través de la recaudación ordinaria de impuestos y otra a través de la satisfacción de esta tasa cada vez que llenamos el depósito de nuestro coche, por un servicio de carácter universal y un derecho reconocido para todos los españoles, el de la atención sanitaria gratuita.

La aplicación del nuevo impuesto supondrá una subida del precio de la gasolina en hasta unas 5,6 pesetas por litro, una subida que hará aún más difícil la situación económica de millones de familias españolas.

Es de esperar que el Gobierno reaccione ante las manifestaciones de repulsa que esta injustificable medida ha suscitado en todos los sectores y recapacite sobre su aplicación, asimismo se retraiga de su intención de imponer otros impuestos indirectos sobre productos o servicios como el butano, el transporte ferroviario, las tasas de peaje de las autopistas, entre otros.

Ya somos 191.172