El comisario europeo de Sanidad quiere que alimentos y bebidas detallen sus calorías y los niveles de azúcar, sal y grasas

FACUA muestra su apoyo a la medida, mientras que la industria se opone.

El comisario europeo de Sanidad, Markos Kyprianou, tiene previsto anunciar este miércoles una propuesta de endurecimiento de las normas que regulan el etiquetado de alimentos y bebidas en la Unión Europea para que detallen en su etiqueta principal, en la parte frontal del envase, las calorías, el azúcar, la sal y las grasas que contienen.

FACUA-Consumidores en Acción considera que la propuesta puede ser un importante avance en transparencia para los consumidores y espera que los Estados miembros la apoyen, aunque cuenta con las presiones en contra de las empresas que tienen más interés en perpetuar el oscurantismo sobre las características de sus productos.

El borrador del plan de Kyprianou señala que el etiquetado puede ser empleado "como un medio para reforzar la habilidad de los consumidores para elegir una dieta equilibrada". La propuesta excluye al alcohol de declarar su contenido en sal, azúcar o grasas, pero obliga a especificar las calorías que contienen estas bebidas.

El pasado año, el responsable de la UE describió la obesidad como "el mayor problema de salud al que debe hacer frente la Unión Europea" y dijo que las etiquetas de los alimentos eran "una buena vía para informar al consumidor y hacerle consciente de la repercusión que tienen en su salud las decisiones al comprar comida".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas de obesidad se han triplicado desde 1980 en la mayoría de los países de la UE, con un número de niños obesos o con problemas de sobrepeso que han pasado de los 14 millones de 2005 a los 22 millones de 2007. Sin embargo, el plan de Kyprianou deberá buscar el modo de superar las presiones de las empresas, sobre todo del sector del alcohol, e incluso la resistencia de los gobiernos de ciertos países europeos, que tratarán de hacer fracasar su plan antes de que se debata como anteproyecto en la reunión de la Comisión Europea este miércoles.

Por su parte, la Confederación de Industrias de Alimentación y Bebidas (CIAA, por sus siglas en inglés), que representa a compañías como Nestle, Kraft o Coca-Cola, prefieren mantener las medidas fruto de la autorregulación del sector y se muestra contraria a la exigencia de detallar los ingredientes en la etiqueta frontal.

En una carta enviada a Kyprianou, la CIAA dice que "es un exceso" dar información en la etiqueta principal del producto acerca de cinco nutrientes que el producto contiene en pequeñas cantidades y argumentaron de que "demasiada información acaba por desinformar". "A la industria le gustaría seguir tomando iniciativas de autorregulación en este sentido", manifestaron.

Ya somos 198.108