Más de 21.000 inspecciones y 255 expedientes sancionadores en Cataluña durante los 2 años de Ley antitabaco

La venta de tabaco se reduce en Cataluña en 44 millones de paquetes en dos años.

La Conselleria de Salud de la Generalitat de Cataluña ha realizado durante los dos años de aplicación de la ley antitabaco más de 21.000 inspeciones y ha abierto un total de 255 expedientes sancionadores, según explicó ayer el director general de Salud Pública, Antoni Plasència.

Plasència, que inauguró la jornada de debate La regulación del tabaquismo y sus efectos, aseguró que Cataluña "ha hecho los deberes" tanto a nivel de la Administración como la población, pese a que admitió que "no todo el mundo se está beneficiando como debería", en referencia a los trabajadores y usuarios no fumadores de locales de menos de 100 metros cuadrados.

El director general de Salud Pública aseguró que el departamento "está haciendo cumplir la Ley desde el principio", con 21.346 inspecciones en los dos años de aplicación, aumentando en 2007 un 14% el número de actuaciones respecto al año anterior. De estas inspecciones, 801 casos lo han sido por denuncias previas.

El 84% de las inspecciones no detectan incumplimientos y cuando se hace es debido a señalización o por compartimentación inadecuada. Salud ha iniciado en estos dos años de aplicación un total de 255 expedientes sancionadores: 78 en 2006 y 177 en 2007, lo que supone un 126% más.

El número de sanciones impuestas en firme es de 118 expedientes, ya que el resto continúan en tramitación. Su importe más frecuente es de 1.000 euros, con una oscilación entre los 30 euros -por fumar en lugar prohibido- y 2.000 como infracción grave, siendo el límite más elevado de 10.000 euros.

Los ámbitos más frecuentemente expedientados son bares-restaurantes de más de 100 metros cuadrados que han optado por dejar fumar, pero que no habilitado adecuadamente los espacios, y hornos-pastelerías que dejar fumar en determinados espacios a pesar de que la prohibición es total en este tipo de establecimientos.

De todos los expedientes, un 58% corresponde a bares y restaurantes, un 27% a hornos-pastelerías, 8,2% a individuos por consumo y un 4,7% a establecimientos de alimentación.

Bajan las ventas

Plasència resaltó que Cataluña ha reducido en 44 millones el número de paquetes de tabaco vendidos en dos años. En 2005, vendió 888.711.123 paquetes de tabaco, mientras que en 2007 la cifra ha sido de 844.082.171, lo que supone un descenso de un 5%, según Datos del Comisionado del Mercado de Tabacos.

El director celebró el descenso de 30 millones de paquetes en 2006 y de más de 14 millones en 2007, unas cifras superiores a las de otras comunidades, y dijo que en algunas se ha detectado una tendencia a la inversa este último año. Plasència quiso precisar que Cataluña tiene "un efecto transfronterizo", con compradores del sur de Francia y resto de Europa.

Antoni Plasència también destacó que la aplicación de la ley antitabaco ha permitido reducir la exposición involuntaria al humo de tabaco, lo que ha provocado "una clara mejora" de la salud de los trabajadores.

En los bares y restaurantes en que está prohibido fumar y en las zonas de no fumadores donde se han establecido espacios separados se ha disminuido más del 90% la contaminación por humo de tabaco.

Asimismo, en la Región Sanitaria de Barcelona se ha observado una reducción de la mortalidad por infarto agudo de miocardio, en más de un 11% cuando antes era de un 5%. Durante 2007, han dejado de fumar 42.653 personas atendidas en los Centros de Atención Primaria del ICS.

Proteger a "los desprotegidos" por la norma

Pese a estos resultados "positivos para el conjunto de la población", Plasència afirmó que "no se está beneficiando toda la gente que debería" por la normativa, ya que, debido a la propia Ley, existen trabajadores y sectores "desprotegidos". El director general se comprometió a seguir "avanzando" en la protección desde el diálogo y la cooperación.

Plasència dijo que la Generalitat está estudiando "las opciones y los pasos para proteger a los trabajadores que no lo están en este momento", sin descartar instrumentos normativos, pero señaló también se está a la espera de los resultados de las Elecciones Generales y ulteriores movimientos.

En este sentido, apeló al "civismo" de los fumadores con los trabajadores de locales de menos de 100 metros cuadrados y dijo que en los próximos meses se trabajará en la sensibilización para seguir avanzando en la protección. Plasència dijo que Salud quiere remarcar que "cada ciudadano es parte" de la salud colectiva y que para ello "no hace falta esgrimir leyes".

Salud quiere transmitir que la disminución del humo "aporta beneficios", pero que hay trabajadores que "no se están beneficiando". En este sentido, el director general dijo que antes del verano habrá una campaña de sensibilización e información para que se conozca los efectos del tabaco pasivo y en terceras personas.

Ya somos 203.805