Moda

FACUA lamenta que Sanidad renuncie a regular legalmente las tallas de ropa y deje el tema en manos de la autorregulación empresarial

Demanda una norma que vincule a la totalidad de las empresas que vendan ropa en España o la fabriquen para su comercialización en el país.

FACUA-Consumidores en Acción lamenta que el Ministerio de Sanidad y Consumo haya renunciado a regular legalmente las tallas de ropa y deje el tema en manos de la autorregulación empresarial. En 2006, La respuesta del Ministerio a la petición de FACUA fue que las medidas que pondría en marcha "estarían encaminadas a acuerdos de autorregulación del sector y no hacia una normativa elaborada por la Administración".

FACUA advierte que para garantizar la homogeneización de las tallas en todas las prendas y acabar con la manipulación que se produce por parte de determinados comercios y marcas es necesaria una norma que vincule a la totalidad de las empresas que vendan ropa en España o la fabriquen para su comercialización en el país.

En este sentido, el convenio de autorregulación suscrito por Sanidad sólo afecta a una serie de empresas y asociaciones del sector que han decidido firmarlo, pero no a todos los fabricantes y establecimientos. Además, su incumplimiento por parte de alguna empresa sólo provocará la expulsión del acuerdo –como ocurrió con Burguer King cuando vulneró otro convenio similar en el ámbito alimentario-, pero no medidas legales para obligarla ni una sanción económica.

FACUA considera que la autorregulación empresarial puede ser positiva, pero no debe suponer la renuncia a la elaboración de normas a las que nadie pueda hacer caso omiso, firme o no códigos de conducta.

Por otro lado, la asociación muestra su extrañeza ante el hecho de que el estudio antropométrico del Ministerio para establecer criterios de homogeneización de las tallas sólo se haya efectuado sobre mujeres.

FACUA desconoce si la autorregulación del sector sólo va a afectar a las prendas femeninas, obviando las irregularidades que existen igualmente en la ropa para varones. Si el Ministerio ha considerado necesario realizar ese estudio para fomentar la homogeneización del tallaje, no estaría justificado que no se ampliase a los dos géneros, independientemente de que la mujer pueda ser más víctima de manipulaciones y abusos en el mundo de la moda.

Petición al Ministerio

FACUA trasladó al Ministerio en abril de 2006 la necesidad de una normativa para evitar que los establecimientos capten clientes utilizando tallas como la 34 y 36 cuyas medidas se ajustan en la realidad a otras superiores.

También planteó que hay que acabar con la heterogeneidad en las tallas que se encuentran los usuarios, llegando al extremo de que pueden llegar a encontrarse en el mercado dos prendas de la misma marca, modelo y talla cuyas dimensiones reales sean distintas, fruto de la dejadez de los fabricantes en los necesarios protocolos de control durante su elaboración.

La respuesta de Sanidad fue que las medidas que pondría en marcha "estarían encaminadas a acuerdos de autorregulación del sector", pero "no hacia una normativa elaborada por la Administración".

La Federación no solicita en ningún caso la retirada del mercado de tallas pequeñas, ya que hay numerosos consumidores cuyas dimensiones se ajustan a una talla 34 sin que ello implique que padezcan enfermedades fruto de trastornos alimentarios.

Ya somos 198.027