Botín asegura que el Santander no está limitando el crédito "en absoluto"

Pronostica que la morosidad <i>"aumentará, pero no de forma brutal"</i>.

El presidente del banco Santander, Emilio Botín, afirmó hoy que la entidad no está limitando el crédito "en absoluto" a empresas y particulares a pesar de las turbulencias financieras que afectan al mercado a raíz de la crisis de las hipotecas basura en EE.UU.

Durante la presentación de los resultados anuales de la entidad, Botín dijo que la situación de liquidez del Santander en la actualidad es "muy holgada", así como su disposición a realizar préstamos y aumentar su cartera de créditos en todos los países en que está presente.

"Aquí no está cerrado ningún grifo, aquí estamos deseando que nos pidan créditos, pero con garantías, naturalmente", afirmó Botín, al ser preguntado sobre la existencia de eventuales restricciones a la concesión de financiación al sector de la construcción.

Argumentó además que el Santander "no tiene ningún problema de liquidez en ningún continente" y que, aunque no la utiliza, dispone de acceso a la que ofrecen tanto el Banco Central Europeo (BCE), como el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal estadounidense (Fed).

Sobre la posibilidad de que la desaceleración del consumo prevista para este año provoque problemas de mora en la entidad, Botín dijo que los pronósticos apuntan a que "no afectará significativamente y, en ningún caso, a los resultados del ejercicio".

Así pronosticó que la morosidad en el sector financiero español "aumentará, pero no de forma brutal", así como las dotaciones para afrontarla, sin más precisiones. Concretamente, la tasa de morosidad del Santander se situó en el 0,95% en el 2007, frente al 0,78% en 2006, lo que supone un aumento de 0,17 puntos porcentuales.

El crédito crecerá entre el 10 y el 12%

Según las cifras que maneja la entidad, el crédito en España, tanto de particulares como de empresas, experimentará un crecimiento de entre el 10% y el 12% en 2008, lo que significa aproximadamente unos siete puntos porcentuales por debajo de la evolución registrada este año.

Esta desaceleración reflejará que "no va a haber impulso sobre las hipotecas" en España, aunque la demanda de crédito "será normal", puntualizó el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, para quien la economía real "no va mal, sino razonablemente bien".

En este sentido, Botín precisó que algunas previsiones apuntan a que la economía nacional crecerá este año entre el 2,5% y el 3%, por encima de sus competidores europeos, al tiempo que arremetió contra el "alarmismo injustificado" de algunos analistas sobre el futuro del sistema bancario español.

Para hacer frente a la desaceleración de la economía, el banquero dijo que es "fundamental" avanzar en las reformas, pero eludió desvelar si preferiría que el próximo ministro de Economía y Hacienda tras las elecciones fuera el actual, Pedro Solbes, o el número dos del PP a las listas del Congreso por Madrid, Manuel Pizarro.

"Estamos en un momento de tipos de interés bajos, que ayuda a los ajustes que evidentemente habrá que hacer", consideró Botín, quien tampoco quiso aventurar las decisiones sobre el precio del dinero que adoptará en los próximos meses el Banco Central Europeo (BCE), que hoy dejó los tipos en el 4%.

La solvencia de los bancos, la actuación a su juicio "fenomenal" del Banco de España y la calidad del empresariado español fueron algunas de las "fortalezas" que servirán, a su parecer, para amortiguar la desaceleración económica.

Ya somos 204.112