Moda

Soria plantea ahora que las tallas sí se regularán legalmente, aunque podría ser mediante una normativa europea

El Ministerio de Sanidad y Consumo advirtió a FACUA en 2006 que sus iniciativas sólo <i>"estarían encaminadas a acuerdos de autorregulación del sector y no hacia una normativa elaborada por la Administración"</i>.

El Ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, ha anunciado hoy su intención de impulsar la regulación de las tallas de ropa, para la que espera el apoyo de la UE.

FACUA-Consumidores en Acción considera que este cambio de rumbo en los criterios del Ministerio resulta positivo, aunque demanda que para la elaboración de la propuesta normativa se cuente con la participación de las asociaciones de consumidores representativas y no sólo con el sector empresarial.

La asociación pidio al Ministerio en 2006 que la homogenezación de las tallas de ropa se estableciese a través de una nueva legislación, pero Sanidad y Consumo le contestó entonces que sus iniciativas en relación al tallaje sólo "estarían encaminadas a acuerdos de autorregulación del sector y no hacia una normativa elaborada por la Administración".

Hoy, el ministro ha señalado que espera contar con la Unión Europea para que en unos años las tallas de ropa cuenten con una regulación. "Lo razonable es que de acuerdo con los sectores de diseño, comercialización y distribución se llegue a un convenio acerca de los códigos, que se traducirá en una norma", señaló Soria en rueda de prensa, a la vez que reconoció que aún se desconoce si se convertirá en un Decreto o Decreto Ley, según recoge un teletipo de Europa Press. "La prudencia exige trabajar con todos y con todos los datos. Y si llegamos a una propuesta de código, que sea con Europa", advirtió.

FACUA viene reivindicando que aunque la autorregulación empresarial puede ser positiva, el Gobierno no puede renunciar a su papel legislador, de forma que garantice que todas las empresas estén obligadas a fabricar o vender ropa basándose en unas tallas reguladas.

Petición al Ministerio hace dos años

FACUA trasladó al Ministerio de Sanidad y Consumo en abril de 2006 la necesidad de una normativa para evitar, entre otras cosas, que los establecimientos capten clientes utilizando tallas como la 34 y 36 cuyas medidas se ajustan en la realidad a otras superiores.

También planteó que hay que acabar con la heterogeneidad en las tallas que se encuentran los usuarios, llegando al extremo de que pueden llegar a encontrarse en el mercado dos prendas de la misma marca, modelo y talla cuyas dimensiones reales sean distintas, fruto de la dejadez de los fabricantes en los necesarios protocolos de control durante su elaboración.

La respuesta de Sanidad fue entonces que las medidas que pondría en marcha "estarían encaminadas a acuerdos de autorregulación del sector", pero no, como demandaba FACUA, "hacia una normativa elaborada por la Administración".

Ya somos 198.289