El Gobierno aprobará el viernes el Consejo Estatal de Responsabilidad Social Empresarial

La vicepresidenta afirma que esta iniciativa pone a España <i>"a la vanguardia europea"</i> en materia de diálogo social.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega, confirmó ayer que será en el Consejo de Ministros de este próximo viernes, 15 de febrero, cuando se de luz verde definitiva a la creación del Consejo Estatal de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Una decisión que, según señaló, "pone a España a la vanguardia europea en materia de diálogo social".

Durante su intervención en la sede madrileña de Repsol YPF para presidir la celebración del V Aniversario del Foro de la Reputación Corporativa (fRC), De la Vega explicó que este Consejo "estará adscrito al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales" y será "un órgano colegiado asesor y consultivo del Gobierno de carácter paritario", que se encargará de apoyar e impulsar las políticas públicas de apoyo y promoción de la RSC.

De esta forma, añadió, "administración pública, empresas, ONG, sindicatos y otras representaciones de la sociedad civil tendrán un nuevo espacio propio para analizar el desarrollo de la RSC y proponer iniciativas al Gobierno para impulsarlas". "Creo que podemos estar orgullosos de los avances logrados hasta ahora", aseveró. Y es que, "con el apoyo de este nuevo Consejo Estatal, podremos seguir haciendo grandes cosas", remarcó.

De la Vega se refirió en este sentido a la importancia de foros como el fRC y recordó que, en materia de globalización, "globalidad no tiene por qué significar fatalidad, sino una oportunidad". La clave es, dijo, "redoblar esfuerzos para conseguir objetivos comunes en todos los ámbitos". "Tenemos un nuevo orden mundial, mucho más exigente con los poderes públicos y las empresas, y que cada vez más, va de la mano de los DDHH, el respeto a la diversidad y la protección del entorno", defendió.

Así, señaló que "el nuevo escenario para empresas y para políticos vincula directamente lo local con lo nacional y éste con lo internacional", -lo que llamó glocalización-; y se refirió a la necesidad de ser a la vez "local y global" y adaptarse a problemas globales "que afectan a todos, en todos los rincones del planeta".

"El fRC responde a esta visión, porque ha entendido que es necesaria la cooperación conjunta para abordar los grandes problemas y las empresas son actores privilegiados en este escenario", añadió.

A su juicio, "hoy, gestionar la reputación en una empresa es mucho más que ocuparse de su imagen, sino que pasa por gestionar también su valor social y ambiental". A ello se suma que "los consumidores tienen cada vez más información y piden a las empresas que la RSC forme parte de su esqueleto y de su musculatura", concluyó.

Ya somos 203.807