Bruselas quiere imponer límites al canon digital para reducir las diferencias entre los Estados miembros

El comisario de Mercado Interior no cuestiona la existencia del canon.

La Comisión Europea estudia imponer ciertos límites al canon digital para reducir las diferencias entre los Estados miembros que lo aplican y lograr que sea proporcional a las "pérdidas" supuestamente causadas por las copias privadas, según anunció hoy el comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy.

McCreevy destacó que en ningún caso cuestiona la propia existencia del canon, que según dijo se aplica en veinticuatro países de la UE.

"No es mi intención cuestionar el derecho de los titulares de derechos de autor a recibir compensaciones por las pérdidas ocasionadas por las copias privadas. Está consagrado en la legislación comunitaria y no tengo intención de proponer un cambio a esta legislación", aseguró el comisario de Mercado Interior.

Señaló que cada Estado miembro es libre para decidir cómo aplica en su territorio la compensación por copia privada y destacó que la mayoría de países imponen un canon en artículos como impresoras, discos duros, reproductores de MP3 o teléfonos móviles.

No obstante, lamentó las diferencias entre los Veintisiete sobre a qué productos se aplica el canon y sobre el nivel de éste. Como ejemplo, explicó que el canon para un reproductor de MP3 de 4 gigas oscila entre 0 euros en un Estado miembro y 15 euros en otro.

"Lo que intentamos hacer es introducir realismo en este debate y que el nivel del canon esté relacionado con el montante de la pérdida por la copia privada. Y esto no es muy obvio en alguno de los productos a los que se aplica este canon", resaltó McCreevy.

La Comisión Europea ya intentó hace un año legislar sobre el canon digital, pero las enormes diferencias entre los Estados miembros y los actores implicados le llevaron a archivar su propuesta. Ahora vuelve a la carga y lanza una consulta pública sobre el tema para que todos los actores implicados envíen sus opiniones "constructivas" de aquí al 18 de abril.

En junio, el Ejecutivo comunitario organizará una audiencia pública para intentar pactar una estrategia común con todos los afectados.

Pretende aumentar a 95 años los derechos de los intérpretes

Asimismo, Bruselas pretende que los derechos de los intérpretes se prolonguen hasta 95 años, en lugar de los 50 actuales, según afirmó el comisario McCreevy. "No he visto ni escuchado una razón convincente por la que un compositor de música deba beneficiarse de un plazo de derechos de autor durante toda su vida y 70 años más, mientras que el intérprete, 50 años, y muy a menudo, ni siquiera durante su propia vida", dijo el comisario de Mercado Interior. El objetivo, añadió, es que "el artista no sea el primo pobre del negocio de la música", añadió.

Ya somos 203.748