La Comunidad de Madrid cesa al director de la residencia de Manoteras

Tras conocerse su intención de recortar gastos con la reducción del consumo de verduras y frutas de los mayores que residen en el centro.

La Comunidad de Madrid anunció hoy el cese fulminante del director de la residencia Manoteras, Juan José Aracizo López, tras conocerse su intención de recortar gastos mediante la reducción del consumo de verduras y frutas de los mayores que residen en el centro.

Así lo anunció hoy la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Gador Ongil, quien denunció que el director del centro "se ha extralimitado en sus funciones" y calificó lo sucedido de "hecho aislado" apuntando que ella misma ha verificado "el correcto funcionamiento de la residencia, así como la adecuada alimentación de los usuarios tras la comprobación de los nutricionistas".

Además, Ongil afirmó que la residencia cuenta con 299 trabajadores que atienden a los 300 mayores que habitan en el centro e incidió en "defender a ultranza a los más de 6.000 trabajadores que dependen de la Consejería". Asimismo, aseguró que los usuarios valoraron el pasado mes de febrero la atención recibida en el centro con una calificación media de 8.

A continuación, Ongil negó que el director del centro hubiera celebrado fiestas privadas en la residencia y aseguró que "las únicas fiestas que se han celebrado han sido las de los propios usuarios".

La responsable de Familia recalcó que "se habría tomado la misma medida si no se estuviera en campaña electoral" y afirmó que ella desconocía la medida tomada por el director del centro "aunque la carta infiltrada llevase el sello de la Consejería", ya que todas las cartas emitidas por los centros que dependen de ésta llevan dicho sello.

Además del cese del director del centro tras treinta años en el cargo, la responsable de Familia apuntó que "éste deberá abandonar también su casa", que está situada en las instalaciones del centro.

Un familiar irrumpe en la comparecencia de la consejera

Aunque la consejera insistió en que ella no había recibido ninguna queja por parte de personas próximas a los ancianos, un familiar de una residente del centro que irrumpió en la comparecencia de la consejera ante la prensa, aseguró que él "había enviado el 25 de enero del año pasado a la Consejería una hoja con 214 firmas con quejas de los familiares" para presentar su descontento con la "escasez" de personal de la residencia.

Antonio Mayo Prado, hijo de una mujer que reside en el centro desde hace dos años, declaró que "tan sólo hay dos auxiliares de enfermería por planta" atendiendo a unos treinta ancianos durante los fines de semana y replicó a Ongil que "dentro de los 299 trabajadores del centro que trabajan en el centro, según la consejera, se incluyen jardineros, suplencias, fontaneros y personal de mantenimiento".

Finalmente, reclamó al gerente del Servicio Regional de Bienestar Social de la Comunidad, Carlos Pérez, que "no quisiera acudir a planta para ver el tipo de residentes tan dependientes que vivían allí".

Ya somos 198.216