El uso masivo de biocombustibles amenaza millones de vidas

Destinar tierras de cultivo a producir carburantes puede poner en riesgo de hambrunas a grandes zonas del globo, advierte el principal asesor científico del Gobierno británico.

El recurso creciente a los biocombustibles supone una amenaza la producción mundial de alimentos y puede poner en peligro la vida de millones de personas en todo el globo. Ésa es la advertencia lanzada en Londres por el profesor John Beddington, principal asesor científico del Gobierno británico en su primer discurso público importante desde su nombramiento para el cargo, según recoge un teletipo de la agencia EFE.

"Es muy difícil imaginarse cómo el mundo va a poder producir suficientes cosechas para generar energía renovable y satisfacer al mismo tiempo la enorme necesidad de alimentos", señaló. Según Beddington, para el año 2030, la población mundial habrá crecido tanto que será necesario incrementar en un 50% la producción alimentaria y para el 2080 habrá incluso que doblarla.

Pero la carrera hacia los biocombustibles significa que cada vez habrá más tierra arable entregada a la producción de biocombustibles en lugar de alimentos. Según el profesor Beddington, el riesgo de escasez de alimentos en los próximos veinte años es tan agudo que los políticos, los científicos y los agricultores tienen que ponerse ya a buscar soluciones.

Suministro cada vez más estrecho

Los científicos predicen que las sequías serán más frecuentes a lo largo del siglo, y la demanda de agua será cada vez mayor no sólo porque habrá muchos más millones de personas para beberla sino también porque habrá mucha más necesidad de ella para las cosechas. La producción de una toneladas de trigo requiere, por ejemplo, cincuenta toneladas de agua.

Según Beddington, al igual que los gobiernos han decidido tomar medidas contra el cambio climático, es preciso hacer algo para evitar futuras hambrunas. "La demanda [de alimentos] ha crecido enormemente en el mundo, particularmente en China y la India. Para el año 2030, la demanda de energía habrá crecido en un 50% y la de alimentos en igual porcentaje", dijo el científico.

Beddington calificó, por otro lado, de "locura" la destrucción de los bosques tropicales para cultivar biocombustibles. Las advertencias del científico británico coinciden con las pronunciadas el jueves en el Parlamento Europeo por Josette Sheerean, directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Según Sheeran, la producción de biocombustibles ha apartado muchas tierras de la cadena alimentaria, lo que puede constituir una bonanza económica para los agricultores, pero al mismo tiempo perjudicará enormemente a los más pobres del mundo.

Ya somos 198.109