Recurso desestimado

La Audiencia de Valencia considera legales los 'chips' para desproteger videoconsolas

Por no estar destinados <i>"en exclusiva"</i> a que puedan usarse juegos no originales, sino también juegos originales de otros países y a convertir la consola en un ordenador personal.

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Valencia considera legales los chips que se instalan o se pueden instalar en las videoconsolas por no estar destinados "en exclusiva" a desprotegerlas para utilizar juegos no originales, sino también para permitir la ejecución de juegos originales de otros países y para convertir la consola en un ordenador personal apto para realizar múltiples tareas "absolutamente lícitas".

La sala desestima así el recurso de apelación interpuesto por la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (Adese) y por representantes de las compañías Asociación Proein, Sony Computer Entertainment España, Ubi Soft, Infograme España, Editorial Planeta Agostini, Acclaim Entertainment España contra un auto dictado por el juzgado de instrucción número 8 de Valencia, por el que se ordenaba el sobreseimiento de una causa abierta contra una tienda que vende consolas modificadas y chips para modificarlas.

En el recurso se hacía referencia al artículo 270-3 del Código Penal, que establece que se castigará a "quien fabrique, importe, ponga en circulación o tenga cualquier medio específicamente destinado a facilitar la supresión no autorizada o la neutralización de cualquier dispositivo técnico que se haya utilizado para proteger programas de ordenador o cualquiera de las otras obras, interpretaciones o ejecuciones en los términos previstos en el apartado 1 de este artículo".

Además, se argumentaba en el escrito que las consolas "tienen finalidad de visionar y jugar con juegos autorizados para éstas, no la de ser un ordenador personal". Así, agregaba que si el titular de las consolas Sony hubiera deseado que las consolas sirvieran como ordenadores personales, "daría esta opción que obviamente no da".

Sin embargo, la sala estima que no se cumple, tal y como exige la ley, el requisito de la "exclusiva" o "específica destinación" a la supresión o neutralización de dispositivos de protección de las consolas, ya que, además de para desprotegerlas, sirven para utilizar juegos originales de otras zonas o convertirlas en ordenadores personales diseñados para, por ejemplo, escuchar música.

En este sentido, el letrado del establecimiento demandado, Carlos Sánchez Almeida, especializado en este tipo de casos, incide en que los chips "desempeñan muy diversas funcionalidades", y cita la ejecución de software programado por el usuario. Al respecto, expone que todo comprador de un dispositivo informático ostenta, en su calidad de ciudadano español, el derecho a la producción y creación literaria, artística, científica y técnica, reconocido por el artículo 20.1 de la Constitución, y para poder hacerlo, las consolas "han de ser modificadas".

También alude a la utilización de software adquirido en países cuyo sistema televisivo no es PAL, sino NTSC, tales como Japón o Estados Unidos; o a la instalación de sistemas operativos libres, tales como Linux, para cuya ejecución se requiere disco duro, "imposible de arrancar en la consola PlayStation sin la instalación de un dispositivo adecuado".

Entre otras funciones, Almeida -quien destacó que ésta es la primera resolución emitida por una Audiencia Provincial sobre este terreno- se refería en sus alegaciones a la reproducción de grabaciones domésticas de video, o el visionado de fotografías. Esta es, según subraya, una funcionalidad que no existía en la consola PlayStation de los años 90, y que posteriormente han incorporado otros fabricantes, y alega que "a nadie se le puede prohibir que modifique la consola para ver videos familiares en formato digital".

Además, en el caso concreto de su cliente, explica que éste informaba a sus compradores que "algunos de los productos que venden en el establecimiento son para juegos originales de otras regiones, para 'software' casero, y que cualquier otro uso está castigado por la ley, y que el establecimiento está en contra de la piratería".

Ya somos 191.397